Encuentra lo que buscas

MÉTODO 365/360 O CÓMO PAGAS MÁS DE LO QUE DEBES


Buenas tardes! Estos últimos meses me he hecho de rogar, pero no en vano. He estado estudiando y, como no, luchando para que los derechos de los ciudadanos consumidores (que, no olvides, somos mayoría absoluta cualificada) se vean respetados en nuestros tribunales.

Hoy ya me picaba el gusanillo de contar cosillas por este medio y no me he podido resistir. He sacado un hueco de mi, a diferencia de Rajoy, apretada agenda y te voy a contar lo que he aprendido nuevo sobre hipotecas, consumidores y abusos bancarios. Ains, qué misterio! Ahí va: Se trata de una cosa “mu quiquiricosa”: El Método 365/360.

¿Y qué es eso? Pues algo de lo que los “abogaíllos” en general ni nos enteramos. Pero no te eches las manos a la cabeza, no somos tan “petardos”. Tampoco se enteran los profesores de escuela, ni los taxistas, ni los secretarios, ni los obreros, ni los médicos (bueno, éstos a lo mejor sí que son muy listos) En definitiva, no se entera casi nadie.

El Método 365/360 llegó a mi vida gracias a algún abogadillo que presupongo tiene relaciones con matemáticos de altas calificaciones que publicó este articulillo en que habla del abuso bancario que hay en el cálculo de los intereses que te cobra el banco por prestarte el dinero: el MÉTODO 365/360. Lo leí atentamente y dadas mis carencias intelectuales en este ámbito tuve que preguntar a un colega muy inteligente para que me lo explicara y, sobre todo, para que fuera capaz de identificar este método entre las montañas de hipotecas que rodean mi amado escritorio. Mi generoso colega puso sus veloces neuronas a trabajar y voilá! En un momento me lo explicó. Y yo que soy la vocera no puedo resistirme a contártelo!

En unas breves pero necesarias palabrejas voy a intentar explicarte qué es eso del Método 365/360, cómo puedes descubrir si en tu hipoteca “te lo colaron” y cómo puedes defenderte para eliminarlo.

Començen!


PORQUE YO SOY DE LETRAS


Cuando tienes la gran suerte de acunar en tu regazo una maravillosa escritura de préstamo con garantía hipotecaria (qué nombre más “presioso”) coloquialmente conocida como la maldita hipoteca, te pones a leer y no entiendes el 98% de lo que pone. El 2% que entiendes se corresponde con las fechas, nombres propios, DNIS y direcciones. Por eso no es aventurado afirmar sin ningún genero de dudas que NO TE ENTERAS DE NÁ.

Si tienes la suerte o desgracia de haberte pegado 5 años aprendiendo tan amenamente los intríngulis del Derecho y te has convertido en un abogadillo versado en temas hipotecarios o si eres uno de los afortunados que a base de sufrir acosos bancarios has aprendido en un auto cursillo acelerado cómo se lee una escritura (que es casi más complicado que hablar arameo fluidamente) serás capaz de leerte la escritura en diagonal y averiguar si hay cláusula suelo (conocida coloquialmente como maldita cláusula suelo) si hay IRPH (conocido coloquialmente como estafa) si hay comisiones (conocidas coloquialmente como malditas comisiones) o si hay interés de demora (conocido coloquialmente como robo).

Tras una lectura en diagonal, sí, sí, en diagonal, que los que leemos escrituras somos raritos pero no masocas, hay un trocito que te habla de fórmulas matemáticas, generalmente este maldito trozo figura en la Cláusula Segunda donde pone Devengo y liquidación de intereses y en la Cláusula Sexta cuando te habla de intereses de demora. Ese trozo, con carácter general, lo calificas de jeroglífico, pones tu mente en blanco cuando tus ojos lo ojean y sigues adelante.

Pues a partir de hoy cuando tengas el placer de encontrar en la escritura la maldita fórmula, haz un esfuerzo y QUIETO, PARAO: Léelo y reléelo. Tiene importancia y se puede entender! Ya no habrá misterios para ti! Verás qué fácil!


365 DÍAS NO SON 360: UNA OBVIEDAD


Tú vas al Banco y te concede una hipoteca. Técnicamente la operación bancaria consiste en que el Banco te da pasta a cambio de que tú se la devuelvas con intereses y asegures que vas a pagar porque si eres malo y no pagas te quita tu casa y todo el dinero que tengas y más.

Centrémonos en el interés que te cobra el Banco (que no es otra cosa que la ganancia que recibe el Banco por ese dinero que te ha prestado) El interés depende de una serie de fórmulas de matemáticas financieras que se pueden explicar así:

  • El Banco te dice: Te dejo 120 para que me lo devuelvas en 120 meses. Pero, hombre, no me vas a devolver solo 120, que no soy tontico, me devuelves esos 120 más los intereses remuneratorios que genere ese capital hasta que me lo devuelvas todo. Como soy muy bueno te voy a poner de interés el 4% cada año. Tú no te preocupes, vive la vida, que ya lo calculo yo con la fórmula esa que no entiendes que hemos puesto en el contrato y te paso los recibos cada mes. Tú solo preocúpate de que haya dinero en la cuenta para pagar.

Tú te quedas tan pancho pagando los recibos mensuales que te gira el banco a tu, generalmente, escuálida cuenta bancaria y, haciendo caso al banquero, vives tu vida sin pena ni gloria.

Pues bien, puede ser que en este tema también te esté timando el Banco y tengas que empezar una nueva lucha. En el cálculo de intereses remuneratorios puede haber otro truco de la Banca: que te hayan “colao” el Método 365/360.

Este método se puede explicar fácilmente.

Cualquier persona que firma un préstamo piensa y cree firmemente lo siguiente:

  • Si me ha dicho que cada año me va a cobrar el 4% de intereses y un año tiene 365 días, pues cada día tendré que pagar unos intereses de 4/365= 0,010%. Si el año es bisiesto, pues pagaré de intereses 4/366= 0,010% cada día. Así que a ojo de buen cubero este año pago 4,80 de intereses.

¿Fácil, verdad? Parece que no hay truco ni cartón!

Pues SI QUE LO AHÍ.

Algunos bancos que son más listos que el hambre se inventan que el año no tiene 365 días para calcular cuanto interés te van a cobrar cada día, sino que hacen “la ficción” de poner en el contrato que para calcular cuánto interés te van a cobrar cada día el año va a ser de 360 días. Ahora, eso sí, tú vas a pagar los intereses de 365 días – que son los días que tiene un año.

En estos casos el discurrir mental del Banco es el siguiente:

  • Si le he dicho que cada año le voy a cobrar el 4% de interés y un año para mi tiene 360 días cada día tendrá que pagar de intereses 4/360= 0,011%. Como para el deudor el año tiene 365 días pagará intereses por 365 días por lo que este año, que no es bisiesto, me llevo a la butxaca un interés de 4,015% y si es bisiesto me llevaré un 4,026%. Así que este año cobraremos 4,81 de intereses y el bisiesto cobraremos 4,83 de intereses. Guau! Jugada redonda y ni se ha enterado! Juas, juas, juas!

 ¿Lo ves? Qué listos los banqueros! Si es que la fortuna se hace peseta a peseta… Ains, que mentes privilegiadas. Un momento! ¿Privilegiadas o abusonas? Ahí lo dejo…


TU HIPOTECA ES TU BIBLIA


No te sulfures. Todo tiene remedio. No seas vago y coge tu hipoteca. Te voy a dar las pistas para que averigües si te la colaron por aquí también:

Busca la cláusula Segunda: Amortización. Dentro de esta cláusula tiene que haber algo que se refiere a Devengo y liquidación de intereses. En esta cláusula es donde lo deberías ver: Si ves 36000 o algo de 360 enciende la alarma! Ahora comprueba que diga algo así como que el interés se devenga por días naturales (es decir, 365 días) Si es así, los has pescado!

También tendrás que mirar la cláusula de intereses de demora (la Sexta) en la que suele indicarse que el tipo de interés anual de demora se divide por 360 para convertirlo en tipo diario. De manera que cada día te aplicarán un poco más de interés de demora tal y como te he explicado. Ala, pescados!

¿Has visto? Ahora piensas en la cara sonriente de los anuncios televisivos bancarios: Estamos aquí para ayudarte, banca ética, cívica… Y recuerdas el refrán: Dime de lo que presumes y te diré de qué careces…


MÉTODO 365/360 NO, NEIN, NI EN BROMA


¿Te has quedado chafado? Normal, si es que cuanto más investiga uno más ve que es difícil que la Banca no haya engañado por algún lado. Hasta en fórmulas matemáticas. ¿No se llaman ciencias exactas? ¿Ni nos protegen las matemáticas? Pues, desgraciadamente, no.

Sin embargo, tranquilo, que el Método 365/360 es tan abusivo que tienes todas las de ganar.

Te dejo un enlace a este maravilloso articulillo escrito por un Doctor en Derecho listísimo en el que habla jurídicamente de lo malo malísimo que es este método.

Resumiendo lo que manifiesta el Señor Doctor en Derecho el Método 365/360 es a todas luces nulo por dos motivos:

Porque contraviene la Ley de Defensa de los Consumidores y Usuarios: No es válido que el Banco se pase de listo y te cuele un método de cálculo de intereses que supone, a efectos prácticos, que pagas más a cambio de nada (artículo 87.5 TRLGCU)

Pero es que, además, de esta cláusula el Banco no te dijo “ni mu” cuando firmaste el contrato y eso supone que la comercializó con Falta de Transparencia, vamos, como vengo diciendo, que te coló un gol. Este hecho determina que esta cláusula es NULA y el Banco tiene que dejar de aplicarla y devolverte el dinero que te ha cobrado de más por no aplicarte el método 360/360 (es el que tienes que pedir que te aplique porque es el más beneficioso para ti).

¿Y qué hacer ahora? te preguntarás. Yo animo a todos los afectados por este método a que presenten una cartita a su Banco pidiéndole que deje de aplicar el Método 365/360, que aplique el Método 360/360 y que devuelva el dinero que haya cobrado de más.

Si el Banco hace lo que mejor se le da, esto es, oídos sordos, a RECLAMAR judicialmente su eliminación!

Y no olvides que también puedes oponerte a la ejecución hipotecaria por esta cláusula!

Bueno, res mes por hoy!

Espero haberte ayudado!

Hasta pronto!