Encuentra lo que buscas

JUZGADOS Y TITULIZACIONES: Melodías de ayer y de siempre (I)


Ains!!! Qué caló! Època de asueto y yo aquí en la ofi. Qué dura es la vida, qué le vamos a hacer… Y todavía queda muuuuucha lucha.

Después de dedicarme mucho tiempo a la guerra de trincheras en exclusiva hoy estoy aquí para informarte, cual documentalista, de lo que se está cociendo.

Te preguntarás, ¿qué ha sacado a esta chiquilla de alma y viejuna de edad de su letargo trincheril? ¿otra vez viene a soltarnos alguna brasa interesante a la vez que infumable? Pues sí, no me puedo resistir!

Y es que hace algo más de un año publiqué en este mismo blog una serie de post acerca de las titulizaciones los cuales han tenido bastante éxito y muchos comentarios. Gracias a todos por seguir despiertos después de leerlos!

Asimismo, en la vida real no internáutica la titulización ha despertado un gran interés en los círculos judiciales, lo que no es baladí.

Tanto por saco se ha dado que el día 15 de Julio de 2016 los 58 Jueces de Primera Instancia de Barcelona se reunieron para discutir el tema y poner un poco de orden a este “torpedo a la línea de flotación” de las ejecuciones hipotecarias, tal y como diría un ilustre y opusino maquiavelo de nuestro tiempo.

Te dirás, pero eso es bueno! Estamos en el “right way”. No hace falta que me sueltes el rollazo, dime donde está el tema de los jueces y ya me lo leo yo tranquilamente en un plis plas.

Noooooooo! Que no! Que es bueno y malo a la vez. Es el ying y el yang. No seas perezoso, que estás de vacaciones, léete esta pequeña fábula.

Ala, a leer!


ROCKANROLEANDO MÚSICA ELECTRÓNICA COMO SI NO HUBIERA MAÑANA


Érase una vez un juez que, después de estar 6 años con todos sus días y sus noches encerrado en casa preparando cánticos, consiguió ganar el Festival de la OTI y un trabajo para toda la vida.

Ahora era juez, le había costado, había superado las ronqueras y nódulos que habían obstaculizado su camino y ERA JUEZ. Yuhuuu! Casi no se lo creía: lo había conseguido! Ahora su canto era afinado y alejado del tan temido canto de sirena, ese que le tentaba en más de una ocasión. Era el Amy Winehouse de la judicatura!

Siendo juez por fin podría mostrar su espectáculo ante su público. El público que acudiría a sus conciertos sería el de la ciudad condal. ¿Se podía ser más afortunado? No cabía en sí de gozo! Juez y en una ciudad de bandera, nunca mejor dicho!

Pasaron los años, el juez era feliz en su trabajo, era respetado por sus compañeros e impartía justicia, dominaba a la perfección todos los registros musicales.

En el escenario se sentía como pez en el agua, ya sabía cuál era la melodía aplicable a cada concierto, la que, según el tema, le gustaba tanto al Tribunal Supremo:

Rap para temas de cláusula suelo,

Blues en casos de herencias,

Hip-hop en tráficos,

Rock electrónico en casos de ejecuciones hipotecarias o reclamaciones de deudas (generalmente el de Depeche Mode, padres de este estilo, cuyo repertorio dominaba a la perfección y era del agrado manifiesto de su amado Tribunal Supremo)

Y etcétera, etcétera.

Qué felicidad! Todo iba rodado! Qué conciertazos daba! Qué nivelazo! Cuánto se amaba!

Un día en el que el juez estaba trabajando en ese paraíso que era su destino, tras haber interpretado un par de canciones de BB King y una de Eminem, se encontró con una ejecución hipotecaria. Aclaró la voz dispuesto a cantar Enjoy The Silence; hacía tiempo que no la interpretaba y le motivaba recordar la letra. Empezó con los primeros acordes: Tun turun tun tun tunturum, tun tuuu ruuu ru ruuu. ¿Qué le estaba pasando? No podía cantar Enjoy the Silence, le salía natural El Himno de la Alegría de Beethoven! Una y otra vez intentó cantar Enjoy the Silence sin resultado, sus cuerdas vocales se resistían; comenzaba el primer acorde de Enjoy y, como por arte de magia, acababa tarareando El Himno de la Alegría. ¿Qué era esto? Si a tararear música sin letra no le habían enseñado en la preciosa Escuela de Jueces!

Estaba muy angustiado por lo que fue a comentar el asunto con sus colegas. Con gran asombro se dio cuenta que no era el único. Muchos estaban igual. Compartiendo su desconcierto descubrieron que esto les pasaba cuando la ejecución hipotecaria contenía una palabra que casi no conocían: Titulización. Era aparecer esta palabra y a los jueces el cuerpo les pedía música clásica. ¿Por qué? Si de toda la vida del señor una ejecución se interpretaba a rock electrónico! Si en la Escuela de Jueces no les habían explicado cómo interpretar una canción sin letra! ¿Qué iban a hacer? Había que poner freno a este desaguisado!

Decidieron reunirse todos a ver si montando un coro entre todos podían cantar sin problema el rock electrónico. No fue posible: algunos eran incapaces de cantar rock y entonaban clásica, la mayoría eran capaces de cantar rock electrónico asemejándose a una gaviota graznando dado el gran esfuerzo que estaban haciendo para no cantar El Himno de la Alegría, incluso algunos no podían ni interpretar rock electrónico ni clásica, misteriosamente tarareaban un inquietante chanán, chanán, chananananan en versión gaita. Qué coro más insoportable!

Este “des-concierto” llegó a mis oídos en las trincheras. ¿Qué estaba pasando? Si “casi” siempre había una melodía uniforme en la Gran Vía 111. Ahora parecía el recibidor de un Conservatorio en el que se imparten clases de todos los estilos musicales. Para ya que me voy!


BEETHOVEN AL ATAQUE


Cuando hace algo más de un año descubrí gracias a la Asociación de Hipotecados Activos las titulizaciones se abrió mi mente y empecé a tararerar clásica. Como yo soy muy así, publiqué tres posts para que se pudiera leer sin trabas la partitura de las titulizaciones – lo publiqué en clave de sol y como partitura de flauta -:

Uno destinado a explicar Qué es?, otro destinado a explicar Cómo encontrar la titulización? y otro destinado a Cómo Defenderte?

Finalizada la obertura pude comprobar cómo jueces rockeros se estaban pasando a lo clásico: Legitimación Activa, íntimamente ligada a los principios generales del Derecho que carecen por tanto, de letra, siendo más difícil tararear afinando pero innegablemente más bello y libre.

Así fueron proliferando una serie de conciertillos íntimos como los siguientes:

Auto de 14 de Enero de 2015 dictado por el Juzgado de Primera Instancia nº 8 de MÁLAGA.

Auto de 12 de Noviembre de 2015 dictado por el Juzgado de Primera Instancia nº 6 de ARGANDA DEL REY.

Auto de 20 de Enero de 2016 dictado por el Juzgado de Primera Instancia nº 2 de BARCELONA.

Auto de 11 de Marzo de 2016 dictado por el Juzgado de Primera Instancia nº 4 de COLLADO VILLALBA.

Auto de 15 de Marzo de 2016 dictado por el Juzgado de Primera Instancia nº 3 de PICASSENT.

Auto de 13 de Abril de 2016 dictado por el Juzgado de Primera Instancia nº 5 de GIJÓN.

Auto de 25 de Abril de 2016 dictado por el Juzgado de Primera Instancia nº 5 de SUECA.

Auto de 27 de Abril de 2016 dictado por el Juzgado de Primera Instancia nº 15 de MÁLAGA.

Auto de 10 de Junio de 2016 dictado por el Juzgado de Primera Instancia nº 1 de BENIDORM.

Auto de 13 de Junio de 2016 dictado por el Juzgado de Primera Instancia nº 2 de BENIDORM.

Auto de 15 de Junio de 2016 dictado por el Juzgado de Primera Instancia nº 2 de MONCADA.

Auto de 30 de Junio de 2016 dictado por el Juzgado de Primera Instancia nº 4 de SEVILLA.

Auto de 5 de Julio de 2016 dictado por el Juzgado de Primera Instancia nº 4 de BENIDORM.

Auto de 6 de Julio de 2016 dictado por el Juzgado de Primera Instancia nº 1 de HERRERA DEL DUQUE.

Auto de 11 de Julio de 2016 dictado por el Juzgado de Primera Instancia nº 2 de VILLACARRILLO.

Auto de 11 de Julio de 2016 dictado por el Juzgado de Primera Instancia nº 2 de VILLAJOYOSA.

Estos conciertos son deliciosos, bien cohonestados, melodiosos. Una muestra, en definitiva, de virtuosismo clásico que hechiza los sentidos.

Viendo lo anterior, ¿qué motivo puede haber para la descoordinación de la coral judicial del fuero barceloní? Esto te lo cuento en el próximo post, te daré tiempo para disfrutar de estos espectáculos. En el próximo post te invitaré a un concierto de rock con el virtuosismo de Sid Vicious tocando el bajo…

Espero haberte ayudado!


LA TITULIZACIÓN HIPOTECARIA (I): ¿Qué es?


Hace 1 mes aproximadamente leí un articulillo de El diario en el que con el sugerente título “Revolcón a los desahucios” se informaba que el Banco de España había dicho que “las entidades financieras que hayan ‘titulizado’ una hipoteca dejan de ser las acreedoras del préstamo”.

Como esta información provenía directamente de la entidad protectora de las entidades financieras me pareció un asunto que merecía mi atención y estudio. “Rebuscando” por la red llegué a dos blogs muy interesantes de Josep Manuel Novoa: Ataque al Poder y Asociación de Hipotecados Activos en los que se explica punto por punto qué es eso de la “titulización hipotecaria” y porqué este negocio bancario implica que el Banco ya no sea el acreedor del préstamo.

Puede ser que te preguntes: ¿y a mi que me importa? Ay!!! Aunque parezca difícil de creer sí que te importa porque esta aparente “chuminada” quiere decir simple y llanamente que tú como deudor no le debes dinero al Banco. ¿Cómo? No puede ser cierto! Titulización, cesión, patatín y patatán. Esta Ciudadana ya está demasiado “antiestesistema“. Yo lo único que quiero es que no me tomen el pelo y no me hagan pagar lo que no debo. Te entiendo, “titulización” ya es una palabra suficientemente “fea” como para llamar tu atención y más aún para que puedas creer que es algo bueno para ti. El tema es tedioso hasta el infinito. Pero no te preocupes, Ciudadana K va a endulzártelo de tal manera que te va a parecer una película de aventuras. Empezaré con un cuento. Y lo mejor de todo es que al final ganan los buenos.

Luces, cámara, ACCIÓN.


EL CUENTO DEL MASTER DEL UNIVERSO: Moraleja: EEUU SIEMPRE TIENE ALGO QUE ENSEÑARNOS o NO HAY NADA NUEVO BAJO EL SOL


Érase una vez, hace muuuuucho tiempo, en un país muy cercano había una abogadilla de los malos a la que le gustaba mucho el cine y los documentales de historia. Esta abogadilla trataba de ser feliz a duras penas. La abogadilla tras sus extenuantes jornadas laborales que dejaban su cerebro off tenía una neurona rebelde que se resistía a ponerse en “stand by” y le preguntaba incesantemente: ¿qué pasa aquí? ¿por qué estos bancos dan hipotecas a mansalva? Si el Banco tiene por objetivo ganar dinero y no perderlo, ¿por qué da préstamos a gente que sabe que no le va a poder devolver el dinero? ¿qué broma es esta de las carencias por las que solo se amortiza el interés? ¿por qué estas carencias se reflejan en hipotecas de gente que difícilmente va a poder abonar una cuota superior a la inicial?  ¿es que están tontos? ¿y cómo se calcula el interés variable? ¿qué es el EURIBOR, LIBOR, IRPH, Tipo CECA? ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos? Mira que era pesada la neurona. La triste abogadilla intentaba sin éxito aburrirla dándole largas y poniéndole “El diario de Patricia”. Pero nada surtía efecto. La neurona, llamémosle “neurona porculera”, era lo que se dice incansable.

Así transcurría la vida de la desgraciada abogadilla. Trabajar, lidiar con la “neurona porculera” y dormir. Cada día igual. Vivía “El día de la marmota”.

Sin embargo, un día cualquiera después del trabajo la abogadilla estaba viendo el telediario para entretener a la traviesa neuronilla. Todo era crisis y más crisis, promesas y más promesas, lluvias y más lluvias. De repente una noticia le llamó agradablemente la atención: un documental que hablaba de la crisis económica de 2008 había ganado los Óscars de HollywoodINSIDE JOB. Si la triste abogadilla se puso contenta, no te puedes ni imaginar los saltos de alegría que pegó la rebelde neuronilla porculera. Había que verlo!

Raudas y veloces la abogada infeliz y la neurora porculera se pusieron a la ardua tarea de encontrar el documental. Una vez localizado utilizando métodos no ortodoxos, se lanzaron con avidez canina a devorarlo. Fue una visión catársica. Este documental les hizo entender lo que eran las famosas hipotecas subprimes (hipotecas sobre viviendas de baja calidad concedidas a ciudadanos con bajos ingresos y, por tanto, difícilmente “cobrables”) y por qué los avariciosos Bancos habían sido tan “dadivosos” con las mismas:

1º. Porque el dinero que prestaban NO ERA EL SUYO. ¿Cómo? Sí, sí. Los ambiciosos Bancos concedían las hipotecas, daban el dinerito a los felices hipotecados y, acto seguido, reunían una pila de hipotecas recientes y creaban un “paquete de inversión”. Este paquete de inversión lo ponían en el mercado (la Bolsa) donde los ingenuos y no tan ingenuos compradores les pagaban muuucho dinero por ser propietarios de esos paquetitos de hipotecas. El Banco ya había recuperado el dinero prestado y más. El “dinero prestado” a los felices e insolventes deudores ahora era de los “inversores” Y por el camino, los trabajadores del Banco y de la Bolsa habían ganado muuuucho dinero en forma de comisiones.

2º. Porque el Banco APOSTABA A QUE NO SE PODÍAN PAGAR LAS HIPOTECAS QUE ESTABA CONCEDIENDO. Sí, si, muy retorcido pero efectivo. Los Bancos iban a las aseguradoras de riesgos financieros y concertaban seguros para el caso en que esa hipoteca no se pagara por el feliz e insolvente hipotecado. Así pues si el hipotecado no pagaba la hipoteca la aseguradora le reembolsaba al Banco el dinerillo prestado. Y es que la Banca nunca pierde.

De esta manera la “neurona porculera” obtuvo su respuesta: los BANCOS prestaban dinero sin importar si el feliz hipotecado o prestatario podía devolverlo porque “necesitaba” para ganar sus dineros y comisiones crear paquetes de hipotecas y préstamos para colocar en el mercado bursátil. Cuántas más, mejor. Y si los hipotecados no devolvían el dinero prestado en muchos casos, mejor que mejor, el Banco lo recuperaba dos veces: de los inversores y de la aseguradora.

Era un negocio maestro. Ahora entendía todo. La “neurona porculera” descansó un tiempecito. Y con ella la infeliz abogadilla.


¿SPAIN IS DIFFERENT?


Año 2007. Echa la vista atrás… Esos tiempos en que todo te sonreía… Fuiste al Banco y no saltaron las alarmas… Muy al contrario te recibió el Director o Directora de la oficina en cuestión con una sonrisa Profidén ofreciéndote la mano de su empleador en largo matrimonio al indicarte que te habían concedido la hipoteca. Ni una duda: Sí, quiero. Ains! Qué momentos de nerviosismo. Ahora estaba todo hecho. Te compraste tu casa, te casaste con el Banco. Era tu deseo. Así tenía que ser. Como Dios manda.

Año 2015. Echas la vista atrás y te sientes engañad@. El Banco que te parecía Marilyn Monroe o Marlon Brandon se transformó en poco tiempo en la Bruja Avería o en el Marlon Brandon de sus últimos tiempos. Y en este matrimonio no cabe el divorcio…

Pues bien, tranquil@, puede ser que aunque tú no estés “autorizado” a divorciarte del Banco si no es pago mediante,  el Banco se haya divorciado de ti sin que lo sepas. ¿Cómo? Gracias a la próximamente archiconocida TITULIZACIÓN HIPOTECARIA O DE ACTIVOS.

¿Y qué es la titulización? Pues básicamente hacer en España lo mismo que hicieron en EEUU los Bancos con las hipotecas subprimes. Si me pongo un poquitín más técnica y atendemos a la definición del término más extendida en los mercados la titulización es

un proceso que permite transformar un conjunto de activos poco líquidos en una serie de instrumentos negociables, líquidos y con unos flujos de pagos determinados” 

¿Qué se puede titulizar? Tanto derechos de crédito presentes (préstamos hipotecarios, préstamos al consumo, tarjetas de crédito, préstamos para la financiación de vehículos, bonos de renta fija, bonos de titulización…) como derechos de crédito futuros (derechos de autor, ingresos por arrendamiento…)

¿Quién puede titulizar? Cualquier empresa industrial o entidad financiera.

¿Y quién tituliza en España? En el 99% de los casos las entidades financieras.

En España la titulización llegó a nuestras vidas con la Ley 19/1992 de 7 de Junio hoy vacía de contenido.

La titulización hipotecaria en España inicialmente se configuró como un mecanismo solo previsto para créditos hipotecarios. Las entidades financieras concedían préstamos hipotecarios, hacían un pack de hipotecas al que llamaban “Participaciones Hipotecarias” (PH), lo empaquetaban junto a otras “PH” y las transferían a un “Fondo de Titulización Hipotecaria” que lo colocaba en el mercado financiero. Los “inversores” le pagaban al Banco el dinero que había prestado y un poquito más en concepto de comisiones o ganancias por revalorizaciones. Así que el préstamo hipotecario que daba el Banco al deudor se lo cobraba enterito al poco de nacer. Y tú 40 años con la losa!

Como no era suficiente y la regulación era “más exahustiva” de aquélla a la que están acostumbrados los Bancos, en el año 1998 se dictó el Real Decreto 926/1998 mediante el que se regularon y permitieron los “Fondos de Titulización de Activos” que eran lo mismo que los anteriores pero que permitían que se incluyeran en el pack tanto créditos hipotecarios, como tarjetas de crédito, créditos al consumo, derechos de arrendamiento, derechos de autor, etc así como créditos hipotecarios de peor calidad. Es decir, se amplió el negocio para las entidades financieras.

Hoy día toda esta regulación rollera se acaba de cambiar por la Ley 5/2015 de 27 de Abril de Fomento de la Financiación Bancaria (uy! perdón, Empresarial…) desapareciendo en el futuro los Fondos de Titulización Hipotecaria. Son mejores, sin duda alguna, para trincar los Fondos de Titulización de Activos.

A la vista de todo lo que te cuento queda claro que en España “desde siempre” y sobre todo desde el año 2.000 se han titulizado con desenfreno las hipotecas y créditos concedidos por los Bancos a los particulares.

¿Y en qué afecta al sufrido deudor esta titulización traicionera? Pues en mucho. Puede ser que el Banco te ejecute la hipoteca, te reclame el préstamo o te desahucie como titular de un crédito que no es suyo. ¿No es ésto suficiente para “tumbar” la reclamación que te hace el Banco?

Yo y algunos más creemos que sí.

¿Cómo? Te lo cuento en la próxima entrega.

Hasta la semana próxima!

Espero haberte ayudado!


LOS VIAJES COMBINADOS (I): ¿QUÉ DERECHOS TIENES?: El Folleto Informativo y el Contrato de Viaje Combinado


Llevas desde Reyes esperando que llegue el ansiado Agosto para irte con tu amado o amada a vivir unas románticas vacaciones en la tan conocida Rivera Maya. O  puede ser que seas más “cultureta” y reservaste hace un follón de tiempo un viaje a Asia soñando con pasar unas inolvidables vacaciones por la Ruta de la Seda y sentirte Marco Polo por unas semanas. O eres joven y san@ y te vas a pasar una semanica en Mallorca “dándolo todo”. O, qué más quisieras tú!, tienes niños y lo único que deseas es llegar al Resort para tirarte en una hamaca y que sean “otros” los que entretengan a tus fierecillas.

Sea cual sea tu caso, como no querías complicarte la vida horas y horas buscando vuelos y hoteles por separado, diste gracias a dios por la existencia de las benditas agencias de viajes. Este avance social se ha encargado de “prepararte” un pack vacacional. No te tienes que preocupar de nada: todo está organizado. Llegarás al aeropuerto y te olvidarás de pensar. Todo está previsto: traslados al hotel, alojamiento de ensueño, pensión completa, excursiones guidadas. Qué felicidad! Ojalá pudiéramos vivir unas eternas vacaciones!

Ya seas la pareja enamorada, el friki de la historia, el juerguista o los padres extasiados tienes en común con todos los demás algo esencial: todos sin excepción sois consumidores de un VIAJE COMBINADO.

Y si todo va bien, seeeeraaaa maaaaraaaaviiilloso, viajar hasta Mallorca na na na na naaaa na na na na naaa… Pero si todo se tuerce, tus vacaciones soñadas se pueden convertir en un infierno.

Pues bien, si quieres que el infierno no lo sea tanto, sigue leyendo para conocer qué puedes exigir en caso que se presenten problemas en tu viaje combinado.


LA OFERTA GANADORA


A la hora de decidirte por el viaje que realizarás lo más aconsejable es que reunas información precisa de múltiples agencias de viajes. Esta tarea es la más engorrosa. Te la dejo toda para ti. Una vez has recopilado los folletos informativos de los viajes que prepara cada una de las agencias consultadas te sientas para comparar qué te ofrece cada una de ellas y decidir cuál es la oferta ganadora. ¿A Mallorca o a Gran Canaria? ¿Tres estrellas o cinco? ¿Con excursiones o sin ellas? ¿Pensión completa o nos ponemos a plan? ¿Tiene ludoteca? ¿Y las bebidas? ¿se incluyen?

Tanto folleto informativo te está volviendo crazy. Para facilitarte tan tediosa tarea te voy a contar a lo que tienes que prestar atención cuando tienes delante el dichoso folleto. Y es que los folletos informativos no se los “inventa” la Agencia de Viajes en un alarde de creatividad y buen hacer para el consumidor, sino que tienen obligación de ofrecerlos. Y no solo eso, sino que su contenido es también determinado por las leyes para asegurarse que sepas con claridad y precisión las características y condiciones que tiene el viaje que te ofrecen.

El artículo 152 de nuestro libro de cabecera, que no es otro que el Texto Refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios  establece los datos que tiene que incluir el Folleto informativo:

1º. El calendario del viaje, los destinos, el itinerario, los medios de transporte, los alojamientos con indicación de su categoría y clase así como las comidas y bebidas tanto las incluidas como las que no lo están.

2º. Los documentos que necesitas para  hacer el viaje (pasaporte, visados) y los requisitos sanitarios según el destino (vamos, te tienen que avisar si te tienes que vacunar).

3º. Precio final del viaje con impuestos, servicios incluidos u opcionales con los precios aproximados si tienen que abonarse en destino (piensa en las famosas excursiones opcionales para ver el lago Tininín)

Igualmente, tienen que indicarte qué cantidad tienes que pagar anticipadamente y cuándo tienes que abonarla,  el modo y fecha de pago de las cantidades pendientes y las condiciones de la financiación del viaje si  se ofrece esta posibilidad.

4º. Mínimo de viajeros necesarios para que el viaje se lleve a cabo y plazo límite en que la Agencia de Viajes te avisará de si hay o no suficiente “quorum” para que se lleve a cabo el viaje.

No obstante, si el folleto informativo no dice nada de la necesidad de un mínimo de viajeros para llevar a cabo el viaje, mejor para ti porque quiere decir que el viaje lo van a realizar sí o sí aunque solo te apuntes tú como lobo solitario.

5º. Clausulas relativas a responsabilidad, cancelaciones y demás condiciones del viaje.

6º. El nombre del organizador y su representante legal en España.

7º. Y la posibilidad que se reserva la Agencia de Viajes de introducir cambios en los servicios reflejados en el folleto informativo.

Si el Folleto Informativo no recoge esta cláusula, estás de enhorabuena. La Agencia de Viajes no podrá modificar nada de lo ofertado pues, si lo hace, podrás desistir del contrato sin penalización alguna y la Agencia tendrá que devolverte todo todito tu dinero.

No olvides que “la publicidad” (esos infumables anuncios que ponen cuando queda 1 minuto para el desenlace del capítulo final de Juego de Tronos) en este caso “es ley“. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que es “vinculante para el empresario” por lo que la una vez te decidas a contratar un determinado viaje la Agencia de Viajes no puede hacer un  “donde dije digo, digo Diego” sino que tiene que reflejar en el contrato las mismas condiciones que incluía la oferta.


AHORA SÍ Y AHORA NO


Has tomado tu decisión y una de las ofertas resulta ser la afortunada ganadora. Ahora tienes que concertar con la Agencia de Viajes el “Contrato de Viaje Combinado” Cuando te lo pongan delante, revisa que las condiciones que refleja sean las mismas que se incluyen en el folleto informativo.

Suscrito el contrato y pagada la reserva solo te queda esperar que llegue el ansiado día de escape de la rutina. Lo más usual es que te olvides del tema la mayor parte del día y lo reserves para fantasear en momentos de relax sobre lo bien que vas a estar con tu mojito y hamaquita tirado en una playa de arena coralina.

Si todo va bien, en la fecha programada te trasladarás al punto de salida y comenzará tu fantástica y relajante aventura. Enjoy your trip!

Ahora bien, puede ser que la Agencia de Viajes te envíe un correín en el que te comunique que al final tu vuelo no será en primera clase o que tu hotel en Pekín no será de lujo o que el avión se retrasa o se adelanta veinte horas..

Menuda faena! Después de tanto darle vueltas ahora te vienen con éstas. Pues bien, tranquil@, si la Agencia de Viajes te cambia las condiciones del contrato aún hay opciones que no te quitan el cabreo pero te abren una puerta a la esperanza.

Si la Agencia de Viajes te cambia las condiciones del viaje por otras más beneficiosas (por ejemplo, contrataste un vuelo en turista y te dice que lamentablemente tendrás que viajar en business, o que tu hotel de 3 estrellas cerca del aeropuerto no puede ser y que te vas a tener que alojar en un hotel de 5 estrellas en el centro de la city el mismo fin de semana en que está alojado Brad Pitt…) ¿qué puedes hacer? Sé que será duro para ti, pero ¿qué le vamos a hacer? Relájate y disfruta! Acepta el cambio.

Eso sí, no te puede cobrar ni un duro más si el cambio de condiciones no estaba previsto en el contrato o, aún previsto, te lo comunica cuando solo faltan 20 días para que el viaje tenga lugar.

Si, por contra, en el contrato estaba prevista la posibilidad de cambio de condiciones y la Agencia te avisa con una antelación superior a 20 días a la fecha programada para el viaje, te puede elevar el precio del viaje. En este caso, puedes desistir del contrato y la Agencia te tendrá que devolver todo todito lo que hayas pagado. Y además, indemnizarte con unos importes tasados.

Por último, puede ser que tengas mala suerte y que la Agencia te cambie las condiciones por condiciones más perjudiciales (por ejemplo, tu vuelo business se transforma en vuelo turista y tu hotel de 3 estrellas se transforma en Pensión Manolita)

En este caso puedes aceptar el cambio y que la Agencia de Viajes te abone la diferencia de precio entre los servicios contratados y los que finalmente te va a prestar.

O desistir del contrato y que la Agencia te devuelva todo todito lo que hayas pagado. Y además, te indemnice.

Ten en cuenta que si financiaste tu viaje para pagarlo a plazos y desistes del contrato, el contrato de financiación también se anula.


Y QUIÉN PAGA ESTE DESPROPÓSITO


Cuando la Agencia se carga tus vacaciones al cambiar por su propia cuenta y riesgo las condiciones contratadas, además de devolverte la pasta que has pagado te tiene que indemnizar con importes que dependen de la fecha en que se produzca la cancelación del viaje:

5% del precio del viaje si se produce entre los 15 días y los dos meses anteriores a la fecha programada para el viaje.

10% del precio del viaje si se produce entre los 15 días y 3 días anteriores a la fecha programada para el viaje.

25% del precio del viaje si se produce en las 48 horas anteriores a la fecha programada para el viaje.

Oye, pero no siempre es la Agencia la que se “carga tus vacaciones” También puede suceder que seas tú el que a la hora de la verdad no quieras hacer el viaje porque no te da la santa gana. Motivos siempre puedes tener (te duele la muela, te han robado el coche, te peleas con tus amigos o con tu pareja…).

En este caso, puedes sin problema cancelar el viaje y la Agencia de Viajes tendrá que devolverte el dinero que hayas pagado menos los gastos de gestión y los gastos de anulación si los hay.

Además, en este caso tendrás que indemnizar tú a la Agencia de Viajes con lo siguientes importes:

5% del precio del viaje si la anulación se produce entre los 15 días y los dos meses anteriores a la fecha programada para el viaje.

15% del precio del viaje si la anulación se produce entre los 15 días y los 3 días anteriores a la fecha programada para el viaje.

Ojo al dato! En este caso la ley impone una penalización superior al consumidor que desiste que la que impone al empresario que por su culpa da lugar a que el viaje se cancele. Si es que nuestro legislador siempre nos la cuela.

25% del precio del viaje si la anulación se produce en las 48 horas anteriores a la fecha programada para el viaje.

100% del precio del viaje si no te presentas a la salida

Así que hasta 15 días antes de la fecha del viaje puedes cancelarlo sin tener que pagar ninguna penalización. Y eso diga lo que diga el contrato porque una clausula que te imponga penalizaciones por cancelar el viaje con una antelación superior a 15 días a la fecha programada para el mismo es una cláusula nula por abusiva.

En fin, pilarín, hasta aquí llegamos por hoy. La semana que viene preparaos para conocer cómo se resuelven los casos en que unas idílicas vacaciones se transforman en un infierno.

Hasta la semana próxima!

Espero haberte ayudado!


Guía de Hipotecas y Clausulas Abusivas (V): Las 9 clausulas abusivas más comunes: Los SEGUROS y PRODUCTOS ACCESORIOS


Buenas tardes!

Aquí estoy de vuelta con las clausulas abusivas más comunes que contienen los préstamos hipotecarios que esclavizan a la mayor parte de las familias de nuestro país.

Hoy analizaremos una clausula preciosa:

La clausula que te impone el Banco para que contrates productos accesorios o vinculados al préstamo hipotecario como condición sine qua non para concederte el préstamo. Pues bien, esto no es legal.

¿Te sorprende? Sigue leyendo!


Que por si se te ocurre morirte o destrozar tu casa


En relación con los seguros de vida y del hogar las entidades financieras llevan a cabo numerosas conductas abusivas que vulneran los derechos de los consumidores.

No es inusual cuando pides un préstamo a un Banco que te obligue a concertar un seguro de vida para que si se te ocurre morirte el Banco reciba el dinero que te queda por pagarle. Desde el mismo momento en que firmas el seguro de vida se puede decir que para el Banco vales más muerto que vivo. Inquietante.

Suscribir este seguro de vida te puede interesar para beneficiar a tus herederos. Cuando suscribes un préstamo hipotecario que te va a acompañar desde tus años mozos hasta tus años dorados no parece descabellado ser previsor y asegurarte que si tú no estás tus herederos van a poder contar con el dinero necesario para pagar el préstamo. Ten claro que concertar o no este seguro es una decisión personal, no del Banco.

Por otro lado, el Banco también suele requerir para otorgarte el préstamo que conciertes un seguro del hogar para que si se destruye la vivienda la aseguradora pague y el Banco no se quede sin cobrar y sin la garantía que le suponía contar con una vivienda que subastar para hacerse el cobro de la deuda si no pagas.

En este caso, tampoco resulta descabellado que cuando te compras una casa y pagas un dineral por ella te interese tenerla asegurada para no quedarte con una mano delante y otra detrás si se destruye. Pero esto también debe ser una decisión personal, no del Banco.

Así mismo algunos bancos te exigen que contrates planes de pensiones, tarjetas, cuenta nómina, etc, como condición previa a la concesión del préstamo. En este caso el único objetivo del Banco es ganar más dinero. Si pueden venderte una hipoteca, ¿por qué no intentarlo con otros productos?

Todos estos productos son productos accesorios o vinculados al préstamo. Y la clausula que contiene tu hipoteca en que te exige que los contrates como condición necesaria para obtener el préstamo hipotecario es abusiva y nula. La concesión de una hipoteca no requiere que exista ningún seguro ni ningún tipo de cuenta, plan de pensiones, tarjeta . No hay norma que así lo disponga. Si conciertas una hipoteca, no tienes por qué concertar ningún producto adicional. Solo necesitas tener una casa que hipotecar.

No obstante, hay un caso en que se puede considerar válida una clausula de este tipo: si te aplican en contraprestación rebajas del tipo de interés por cada producto adicional contratado. Ahora bien, esta rebaja que “legaliza” la clausula no vale con que sea meramente simbólica, sino que tiene que ser justa.

Sé que mucha gente que lea este post se dirá:

– Ay, cómo está Ciudadana K! si para concertar una hipoteca todos sabemos que tienes que asegurar la casa contra incendios.

Pues no. Y es que hay una “leyenda urbana” que dice que en las hipotecas es condición necesaria para su existencia que la casa cuente con seguro de incendios. Pues bien, hazme caso: No es obligatorio tener un seguro de incendios.

Y ¿por qué está tan extendida esta idea? Te lo explico, verás que fácil es de entender:

Hay una ley, la Ley 2/1981 de 25 de Marzo de Regulación del Mercado Hipotecario. Esta ley regula los requisitos que se exigen a las entidades financieras para que puedan “titulizar” los préstamos hipotecarios que conceden.

¿Y qué es titulizar? Pues ni más ni menos que vender tu hipoteca a un tercero para obtener liquidez.

Para que el Banco en el futuro pueda “titulizar” la hipoteca que te está concediendo el artículo 8 de esta ley le dice que:

“Los bienes hipotecados habrán de estar asegurados contra daños por el valor de tasación

Por lo tanto, si tu hipoteca no tiene seguro de daños (que se corresponde con el seguro de incendios) el Banco no va a poder titulizarla. Y eso no le gusta al Banco, el Banco quiere poder vender a Perico Los Palotes tu hipoteca sin traba alguna.

En conclusión, que no es que sea obligatorio que suscribas un seguro de incendios para concertar la hipoteca porque esté así estipulado, sino que es al Banco al que le interesa que suscribas este seguro porque si no tu hipoteca no cumplirá los requisitos legales exigidos para que el Banco pueda “titulizarla”, esto es, venderla.

¿Cómo te quedas? ¿No te parece una prueba de que diciendo 100 veces una mentira acaba por parecer verdad? Anda que no!

Otra de las malas prácticas que llevan a cabo las entidades financieras con los seguros de vida y de hogar cuando te conceden un préstamo es exigirte no solo que conciertes el seguro que, como hemos visto, no deberían pedírtelo, sino que para más recochineo te exigen que este seguro lo conciertes con la propia entidad.

Pues bien, esta exigencia de concertar el seguro con la propia entidad es a todas luces abusiva y, por tanto, nula y no te lo pueden exigir. Aunque lo hayas firmado. Y es que en una economía de libre mercado, esa de la que tanto alardean nuestros políticos y banqueros, la entidad no puede abusar de su posición, y el consumidor tiene que poder concertar el seguro con quién mejor le parezca. Así lo dice Europa.

Otra de las prácticas rastreras que emplean los Bancos al conceder hipotecas y colocarte un seguro vinculado es que en el seguro que conciertas se ponen ellas mismas como beneficiarias. No tus hijos o tu mismo o tu espos@, sino el Banco. Esta estipulación también es abusiva, por tanto, nula y no te lo pueden exigir. Aunque hayas firmado. El Banco se las sabe todas y quiere cobrar a toda costa, pero no es legal pues es una imposición que perjudica los derechos de los consumidores sin contraprestación alguna.

Y la última práctica maravillosa que llevan a cabo las entidades financieras en relación con los seguros de incendios en los casos en que no se han puesto ellos mismos como beneficiarios es la de incluir una clausula en la que se estipula que en caso de incendio estás obligado a ceder tu indemnización al Banco. Esta estipulación también es nula por abusiva puesto que a efectos prácticos supone la imposición de un vencimiento anticipado unilateral y no justificado. Que se te incendie la casa, no implica que no puedas seguir pagando tus cuotas mensuales.

Revisa tu escritura, y no dudes en “mandar a paseo” los seguros y productos que te han obligado a suscribir en estos casos.

La semana próxima vuelvo para contarte por qué es nulo el EURIBOR.

Que tengas unas buenas y fructíferas vacaciones!

Espero haberte ayudado!



Guía de Hipotecas y Clausulas Abusivas (IV): Las 9 clausulas abusivas más comunes: Renuncia a la CESIÓN DEL CONTRATO y prohibición de VENDER


Buenas tardes!

Héme aquí de nuevo dispuesta a continuar con el análisis de las clausulas abusivas que contienen gran parte de las hipotecas “colocadas” en estos últimos años a los ciudadanos españoles por las entidades bancarias.

Hoy tampoco voy a hablarte de la clausula suelo. Aún no ha “salido” la tan esperada Sentencia del Tribunal Supremo que se cree “revolucionará” la jurisprudencia consolidada hasta la fecha respecto de las clausulas suelo.

Navegando por la red, he visto que hay infinidad de artículos sobre la clausula suelo y la tan citada y no nata Sentencia del Tribunal Supremo. Sin embargo, discúlpame, que como yo no tengo las hablidades de un oráculo no me queda otra que esperar pacientemente a que se publique la Sentencia para poder hablarte de ella.

Entrando en el tema te preguntarás ¿cuál es la cartelera de este Jueves?

Pues tenemos dos estrenos de órdago:

En primer lugar, veremos la clausula de RENUNCIA A LA NOTIFICACIÓN DE LA CESIÓN DEL CONTRATO. Esa que dice que te da igual y no quieres saber si el Banco vende tu hipoteca a alguien, porque te da igual que quien compra sean las hermanitas de la caridad o un fondo buitre. No te importa “cambiar de pareja” sin saberlo. Tú eres muy modern@.

Y en segundo lugar, la clausula que te PROHÍBE ENAJENAR EL INMUEBLE HIPOTECADO. Esa que dice que no puedes vender tu casa aunque quede colgando la hipoteca y encuentres a alguien que lo acepte. Yo, por contra, propongo que den un premio al hipotecado que encuentre en estos tiempos un comprador.

Comenzamos!


Te dejo por cualquiera, se te parezca o no


Coge tu escritura de préstamo hipotecario y empieza a leerla. ¿A que no entiendes nada? No hay lectura más soporífera y farragosa que la de una escritura notarial de este tipo (bueno, las de sociedades se las traen también) No te preocupes, déjala, léete este post y luego ve a tiro hecho a buscar esta clausula. No obstante, si eres un chicarrón o chicarrona del norte y te sumerges en tan apasionante lectura llegará un punto en que te encontrarás una clausula que te dice que has RENUNCIADO A LA NOTIFICACIÓN DE LA CESIÓN DEL CONTRATO.

Y dirás, ¿que qué? Pues bien, tranqul@, te lo explico.

Mediante la clausula en la que se te impone la renuncia a la notificación de la cesión del contrato el Banco lo que hace es quitarse un peso de encima hablando claro. Si el Banco vende tu hipoteca a otra persona, ya sea otro banco, un tío que pasaba por allí o un fondo buitre, y tu hipoteca tiene esta clausula, el Banco no tiene que avisarte de la venta.

Los Bancos están obligados por el artículo 149 de nuestra vetusta Ley Hipotecaria a notificarte “la cesión de tu crédito”. Esta obligación implica que tú tienes derecho a que te notifiquen que venden tu crédito y a quién se lo venden. Sin embargo, como ya conocéis que hecha la ley, hecha la trampa, el artículo 242 del Reglamento Hipotecario, también modernísimo, les permite a los Bancos que te hagan renunciar a este derecho a ser notificado de la cesión de tu crédito. De esta manera, el Banco, que se las sabe todas, incluye en sus escrituras esta estipulación.

Normalmente no pasa nada. Tu situación como deudor no va a mejorar o empeorar por este cambio de pareja de baile. El problema puede surgir si, como no sabes que tu patrono ahora es otro, te quedas sin posibilidad de hacer valer algún derecho que tengas frente a la entidad con la que te comprometiste de por vida.

Piensa, por ejemplo, que tu Banco vende tu crédito a otro Banco y no te dice nada. Tú tan feliz en tu ignorancia sigues pagando tus cuotas al Banco con el que concertaste tu préstamo. El nuevo Banco no recibe nada y, a pesar de tus pagos, tu deuda no hace más que crecer. Llega un día en que el nuevo Banco se cansa de esperar y se pone en manos de sus abogados para que vayan al juzgado a reclamar lo que es suyo. Así, sin comértelo ni bebértelo te encuentras un día con una notificación judicial que te dice que te van a echar de tu casa porque debes muuuucha pasta al Banco. Aquí entra en juego la defensa de los consumidores: tú podrás decir que no, que pagaste al otro Banco y que no te notificaron el cambio de Banco, por mucho que la escritura que aquél día aciago firmaste diga que renuncias a este derecho.

O piensa, por ejemplo, que con tu Banco, llamésmole original, llegaste a un acuerdo privado (esos tan de moda hoy día para eliminar las clausulas suelo). En este hipotético acuerdo pactastéis que las condiciones de tu hipoteca, la tasación de tu casa o cualquier otra estipulación es distinta y mejor a tus intereses que la que se refleja en la escritura de préstamo hipotecario y en el Registro de la Propiedad. En este caso, si tu Banco vende a otro tu crédito es más que probable que estas nuevas condiciones no las conozca el comprador y no te las aplique. Si estas condiciones recogidas en el acuerdo privado son más beneficiosas para ti, es evidente que la cesión de tu crédito hecha sin saberlo tú te perjudica. En este caso, diga lo que diga el Reglamento, se vulneran derechos que tienes como consumidor y, por tanto, podrás hacer que esa clausula se invalide.


Vaaaamos, vamooos, que me lo quitan de las manos


Me atrevo a aventurar que todas las hipotecas que se han firmado en España en los últimos años contienen la clausula en la que te PROHÍBEN ENAJENAR EL INMUEBLE HIPOTECADO. De esta manera me he encontrado con muchos hipotecad@s que me decían que no podían vender la casa que tantos quebraderos de cabeza les estaba dando.

Esto no es cierto. Tú puedes vender tu casa si encuentras un comprador dispuesto a pagarla. Él o ella te paga lo que acordéis y tú le entregas la casa. Punto. Una clausula que te prohíba enajenar la casa porque el Banco lo vale es abusiva.

Sin embargo, si con el precio que recibes por la casa no tienes suficiente money para cancelar el préstamo hipotecario, ahí está el problema, te quedarás sin casa y pagando la hipoteca. Si dejas de pagarlo, ya sabes lo que hay: desahucio. De manera que si el que te compró la casa vive en ella, será desahuciado. Por eso no es fácil desprenderse de las viviendas.

Otra cosa es que en tu hipoteca se te prohíba la “subrogación en el crédito” sin consentimiento del Banco. Una subrogación se produce cuando encuentras un comprador para tu vivienda y quieres que se haga cargo de la hipoteca. Es decir, que donde estaba en la hipoteca tu nombre, pongamos, Fulanico, quieres que pongan a Setanico y todos tan contentos. Pues bien, en este caso sí que es necesario por razones obvias que el Banco diga que está de acuerdo. El Banco necesita saber que la persona que va a asumir tu posición deudora pueda pagarle o, al menos, sea mejor pagadora que tú. En este caso, por lo tanto, no estaríamos hablando de una clausula abusiva .

Pero ojo al dato, en muchas escrituras hipotecarias se confunde la subrogación en el crédito y la enajenación de la vivienda gracias a la redacción tan farragosa y confusa que tienen este tipo de documentos. En este caso, esta redacción confusa determina que la clausula sea abusiva tanto en caso de enajenación como en el caso de la inicialmente lícita subrogación y por tanto también podrás anularla.

Resumiendo, que si tienes una hipoteca con estas clausulas ten en cuenta que al cambio de pareja puede jugar el banco pero tú no.

Hasta la próxima semana!

Espero haberte ayudado!


Guía de hipotecas y clausulas abusivas (III): Las 9 clausulas abusivas más comunes: INTERESES y COMISIONES


Buenas tardes a tod@s!

A solo tres días del Día del Consumidor, el día 15 de Marzo, continúo con mi periplo por la difusión de las clausulas abusivas más comunes que contienen los préstamos hipotecarios impuestos por las entidades financieras de nuestro país a los consumidores. Aquí tienes la Tercera Entrega.

Hoy no voy a hablarte de la cláusula suelo. Y te aseguro que lo lamento porque es un tema que me encanta. Como ya te comenté la semana pasada estoy a la espera de leer la tan esperada Sentencia del Tribunal Supremo del mes de Febrero pasado. El sentido del Fallo de esta Sentencia fue filtrado por una Nota de Prensa del Poder Judicial. Esta Nota de Prensa, como recordaréis, se publicó antes de que se “escribiera y firmara” la resolución por los Excelentísimos Magistrados de nuestro más Alto Tribunal. Así pues, es como si nuestro Poder Judicial nos hubiera avisado de la fecha de un parto programado y del sexo del no nacido. Como en estos temas nunca se sabe si se llega a buen término, yo prefiero esperar que la Sentencia sea alumbrada para informarte de la misma. A ver si tenemos suerte la semana que viene.

Así que con mi gozo en un pozo hoy te voy a hablar de otras clausulas abusivas que pertenecen al reparto de secundarios en esta historia de las hipotecas pero que, como los secundarios de Los Soprano, están soberbias en su papel y actúan de la “manito” unas con otras:

En primer lugar, como telonera, te presentaré la tan conocida CLAUSULA DE INTERESES MORATORIOS; esa que tantos dolores de cabeza ha proporcionado a los sufridos hipotecantes que se retrasan en el pago de sus cuotas.

Y en segundo lugar, como cabeza de cartel, podrás conocer más profundamente la indiscutiblemente extendida CLAUSULA DE COMISIONES POR CUOTAS IMPAGADAS que sigue siempre a la anterior.

Vamos al lío!


¿Cuánto le debo? 5+5 son 20


Como saben los seguidores de este blog, mi primer post trató sobre el tema de los intereses moratorios abusivos (a él me remito) por lo que hoy me limitaré a dar un par de pinceladas relativas al caso de las hipotecas.

El artículo 114 de la Ley Hipotecaria dice que en el caso de préstamos hipotecarios el interés moratorio no puede superar 3 veces el interés legal del dinero.

Para saber si el interés moratorio que contiene tu hipoteca supera este límite solo tienes que comprobar cuál es el tipo de interés legal del dinero cada año (aquí te dejo el enlace del Banco de España que yo utilizo) y multiplicarlo por 3.

Por ejemplo, en 2015 el interés legal del dinero se ha fijado en el 3,5% por lo que en el año 2015 no te pueden aplicar un interés de demora superior a 10,5% anual (3,5% x 3 = 10,5%)

En el año 2007, por su parte, el interés legal del dinero se fijó en el 5,00% por lo que en el año 2007 no te pueden aplicar un interés de demora superior a 15,00% anual (5,00% x 3 = 15,00%)

La mayoría de las hipotecas que han llegado a mis manos contienen intereses de demora de al menos el 18% anual. Este 18% tan extendido supone que estas hipotecas contienen intereses de demora abusivos desde el lejano 1997 en que el interés legal del dinero era del 7,5%. Desde 1997 en adelante el interés legal del dinero ha estado a lo sumo en el 5,5% por lo que puedo afirmar que un interés de demora superior a 16,5% anual (5,5% x 3 = 16,5%) es abusivo desde 1997.

Pero ojo, que si el tipo de interés de demora es inferior al interés legal del dinero de cada año multiplicado por 3 también puede ser abusivo y no aplicable. Así se pronunció el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en Sentencia de 21 de Enero de 2015: nada impide que un juez considere que el interés de demora que figura en un préstamo hipotecario suscrito con consumidores sea abusivo aunque no supere 3 veces el interés legal del dinero.

¿Y qué sucede si el interés de demora de tu hipoteca es abusivo? Pues que es una gran noticia: No tienes que pagarlo.

En definitiva, si tu hipoteca tiene un interés de demora superior a 3 veces el interés legal del dinero, este interés es abusivo y no te lo pueden cobrar. No lo pagues. No te lo pueden reclamar.


Malo, mala, malo = Son 30 euros 


Cuando te has comprado una casa obteniendo la financiación de un Banco y pasas un bache económico que te impide atender puntualmente tus pagos, gracias a Dios, el Banco está allí para ayudarte… a que no levantes cabeza.

¿Y qué medios tiene el Banco para ponerte la pierna encima? Como puedes suponer, muchos.

El primero de todos ellos es la exigencia de intereses de demora abusivos que gracias a que estás siendo aplicad@ y estás leyendo esta maravillosa serie de post ya sabes que no tienes que pagarlos. Pero como el Banco no tiene suficiente con cobrarte intereses de demora prefiere echar cal en la herida para dejar bien atadas sus ganancias y te suma a la deuda la conocida como COMISIÓN POR CUOTAS IMPAGADAS O COMISIÓN DE IMPAGADOS.

¿Y qué es esta comisión de impagados? Pues viene a ser algo así como una multa por aparcar 10 minutos en la zona azul sin pagar que es la que más molesta.

Te pongo un ejemplo:

¿No pagas 100 euros de una cuota mensual de 1.000 euros? Pues este mes tienes la suerte de que tu cuota mensual sube como la espuma: son 1.000,00 euros de cuota mensual, 30,00 euros de comisión de impagados y, cómo no, los intereses de demora de los 100,00 euros que no has pagado en plazo. Vamos, una alegría. Y a ti que tienes dinero a espuertas. Ya sabes el Banco siempre ayuda.

La comisión de impagados tiene por lo general un importe fijo mínimo (casi siempre son 18,00 euros o 30,00 euros) . Este importe mínimo te lo aplican independientemente de que tu impago sea de 20 euros o de 200 euros. El Banco no conoce el principio de proporcionalidad de las penas. Pobretitos, habrá que darles clases de derecho o más bien de ética.

Pues bien, estas comisiones son igualmente abusivas y nulas y te voy a explicar por qué.

El Servicio de Reclamaciones del Banco de España dice que las comisiones que aplica un Banco a un préstamo tienen que responder a servicios efectivamente prestados. Así lo plasma la Circular 8/1990 de 7 de Septiembre que dictó el Banco de España y que tiene este fantástico título: Transparencia de las operaciones y protección de la clientela (bancaria, se sobreentiende) A mi me encanta el nombre porque es cuanto menos paradójico que tal y como se han desarrollado las actividades de la Banca en este nuestro país sean capaces de poner las palabras Transparencia y protección de la clientela a una de las normas que rijen su actividad. ¿No crees?

Bueno, al ajo, la comisión por cuotas impagadas no es un servicio prestado por el Banco. Es decir, que te giren un recibo a una cuenta abierta en la misma entidad que te gira el recibo y que te concedió la hipoteca y que no lo cobre no supone un gasto al Banco ni de gestión ni de cualquier otro tipo. Que se olvide. No tiene justificación.

Por lo tanto, de conformidad con lo que ordena el propio Banco de España no puede imponerse a un cliente esta comisión porque no responde a un servicio efectivamente prestado. Una razón para no pagarla.

Pero es más, la comisión de impagados no es un servicio prestado por el banco sino que es una sanción por el incumplimiento de tus obligaciones de pago. Los intereses de demora que te cascan con cada impago son igualmente sanciones por el incumplimiento de tus obligaciones de pago. Por lo tanto, si el Banco te aplica intereses de demora y comisión de impagados no hace otra cosa que sancionarte dos veces por el mismo hecho. Es evidente que el Banco tiene predilección por cobrar dos veces por la misma cosa (recordemos el caso de mi amada comisión de apertura y de estudio que son lo mismo pero repetido) Por suerte, esta actitud del Banco no está refrendada por la legislación vigente por lo que la comisión de impagados es una sanción excesiva o desproporcionada y por tanto abusiva que TAMPOCO tienes que pagar.

Concluyendo, que ni intereses de demora ni comisiones de impagados. Estas clausulas que incluyen la totalidad de los préstamos hipotecarios son abusivas tal y como te he detallado.

Si estás en una situación económica dificultosa ten en cuenta esta información para que te sea un poquito más fácil superar el bache. Y si llegas al desagradable momento en que el Juzgado te notifica que te han puesto una ejecución hipotecaria, ten presente que puedes defenderte y reducir tu deuda negándote a pagar estos conceptos.

Como los Bancos se han esmerado mucho en el tema hipotecario, todavía tengo tinta para más clausulas. La próxima semana más.

Espero haberte ayudado!


Guía de hipotecas y clausulas abusivas: Las 9 clausulas abusivas más comunes (II): COMISIÓN DE APERTURA y VENCIMIENTO ANTICIPADO


Como no dudo estabáis esperando ansiosamente desde la semana pasada por fin llega a vuestros ordenadores, i-pads, tablets, i-phones y demás dispositivos electrónicos la Segunda Parte de la Guía de hipotecas y Clausulas Abusivas de andar por casa que publica Ciudadana K.

Antes de entrar en materia, una aclaración. Hoy NO os voy a hablar de la clausula abusiva más común y conocida que contienen las hipotecas: LA CLAUSULA SUELO. Y no os hablo de ella por razones de peso.

Como muchos sabéis como consumidores bien informados, el pasado 26 de Febrero de 2015 gracias a una Nota de Prensa del Poder Judicial conocimos que el Tribunal Supremo se había reunido en Pleno (lo que quiere decir que a la reunión acudió hasta el apuntador) para decidir el Fallo de un recurso que había interpuesto BBVA en relación con las clausulas suelo de las hipotecas. Lo que tenían que discutir en este pleno era si el Banco te tiene que devolver como hipotecante y sufrido pagador el dinero que te ha cobrado de más durante la vida de la hipoteca cuando el juez declara nula la clausula suelo. Pues bien, antes de dictar la sentencia, nos anuncian a bombo y platillo que aunque sea nula la clausula suelo solo te tienen que devolver el dinero que te hayan cobrado de más desde el 9 de Mayo de 2013. Como dirían por ahí: Awasome!

Cualquier abogaducho de tres al cuarto se quedaría “bocabadat” con esta decisión. Por mi parte, como abogada de andar por casa, estoy sorpendida con una decisión que ni comparto ni entiendo. No obstante, como soy mujer de fe y confío en que el Tribunal Supremo está formado por juristas no de tres al cuarto sino de reconocido prestigio me abstengo de opinar hasta que no llegue a mis manos la tan esperada Sentencia. A ver qué han inventado.

Por eso hoy prefiero hablaros de otras clausulas que son menos bonitas pero igual de perjudiciales y extendidas como la clausula suelo:

1º. Para abrir apetito comenzaremos con LA COMISIÓN DE APERTURA.

2º. Seguidamente daremos un repaso a LA CLAUSULA DE VENCIMIENTO ANTICIPADO.

Qué aproveche!


Ay, ay, ay!… Que me tienen que estudiar el préstamo!!!!


Esta es una de mis favoritas: LA COMISIÓN DE APERTURA. Siempre que la oigo, esté donde esté, se dibuja en mi boca una media sonrisa acompañada de un suspiro… La comisión de apertura… Bendito el que la inventó! Ay!

La comisión de apertura no viene a ser otra cosa que una manera mediante la que el Banco se ahorra todos los costes que le supone ejercer su propia labor. O es lo mismo, se enriquece con los intereses remuneratorios que te cobra por el préstamo y que pagas religiosamente cada mes y además no asume ningún gasto por ejercer su propia actividad.

Lo que más me gusta es cuando además de comisión de apertura me encuentro en la hipoteca la COMISIÓN DE ESTUDIO. Dos veces te cobran lo mismo maquillándolo en diferentes conceptos. Y se quedan tan panchos. Hay que tener poca verguenza!

Entrando al trapo en el asunto, si tu hipoteca tiene comisión de apertura, de estudio o ambas a la vez, no dudes en reclamar su anulación y que te devuelvan o compensen el dinero que has pagado por lo siguiente:

A los empresarios la ley les dice que solo pueden cobrar a los consumidores por servicios efectivamente prestados al propio consumidor.

En el caso de las comisiones de apertura y de estudio los Bancos te están cobrando la valoración de riesgos que hacen para decidir si te conceden la hipoteca y las gestiones necesarias que hacen sus empleados para formalizarlas.

Párate a pensar: valoración de riesgos… gestiones para formalizar la hipoteca… ¿Esto no te suena a que es lo que hacen los Bancos para decidir que negocio contratar para ganar dinero? ¿no les vas a pagar cada mes unos intereses remuneratorios que son como el precio que pagas por el servicio que te presta el Banco? Y en última instancia, puede ser que te beneficies de estas gestiones pero ¿y el Banco? ¿no se beneficia el Banco también?

Con estas preguntas retóricas queda meridianamente claro que estas comisiones no te las pueden cobrar puesto que:

1º. No se derivan de un servicio prestado al consumidor, sino que la valoración de riesgos y gestiones diversas son inherentes a la propia actividad de una entidad de crédito.

2º. Ya te cobran intereses remuneratorios  en los que están incluidas las gestiones preparatorias del préstamo. Cobrarte estas comisiones aparte no tiene justificación de Dios.

3º. Estas gestiones son útiles para ti pero también para el Banco por lo que es abusivo que tengas que pagarlas íntegramente tú. De toda la vida se ha pagado a medias.

Queda claro entonces: comisión de apertura, como diría Merkel a un griego: NEIN; comisión de estudio: RENEIN.


Vaya con la toalla, tengo un préstamo a 40 años, no pago un mes y me desahucian


Pasamos al plato principal que es obra de un chef luxemburgués y espero sea de tu agrado: LA CLAUSULA DE VENCIMIENTO ANTICIPADO.

Tenemos nuevamente que agradecer al Tribunal de Justicia de la Unión Europea que abriera en España una nueva vía de protección a los deudores hipotecarios en su Sentencia de fecha 14 de Marzo de 2013. Esta Sentencia la dicta como consecuencia de una pregunta que le remite el Juez del Juzgado de lo Mercantil nº 3 de Barcelona en el famoso “caso AZIZ” Sí, ése, el de aquél hombre que fue desahuciado en una ejecución hipotecaria y el Juez anuló la ejecución mediante Sentencia de fecha 2 de Mayo de 2013. Sí, esa en la que se cita la obra maestra del cine “Ciudadano Kane” del genio Orson Welles.

Gracias a este pronunciamiento los jueces se han empezado a cuestionar ampliamente la validez de la clausula de vencimiento anticipado que contienen la totalidad de las hipotecas. Este pronunciamiento provocó incluso una reforma legislativa por la que se incluyó un requisito de procedibilidad para que el Banco pueda reclamar todo lo que le debes antes de plazo. Como consencuencia de esta Sentencia ahora al Banco para poder “vencer anticipadamente tu préstamo” ya no le basta con que impagues una cuota, sino que tiene que esperar a que impagues al menos 3.

Hoy en día hay que analizar caso por caso si esta clausula es abusiva. Sin embrago, con carácter general lo que parece evidente, tal y como sucedió en el Caso AZIZ, es que si tu préstamo tiene un periodo de duración largo y has impagado en relación con el total del préstamo un porcentaje irrisorio (en el caso AZIZ se había impagado solo el 1,00% del total del préstamo) es abusivo que el Banco te exija que le abones de golpe todo el préstamo no vencido. Algunos jueces entienden que los impagos deben ser de al menos el 10% del capital del préstamo.

Por otro lado, no te creas que los Bancos no se guardan un as bajo la manga. Y es que, aunque parezca mentira, tienen gente muy lista trabajando en sus órganos y se inventaron otra manera de vencer anticipadamente el préstamo con garantía hipotecaria sin que te enteres. ¿Cómo? Obligándote a que cedas al Banco la indemnización que te corresponda en caso de incendio. Es decir, se te incendia la casa y porque el Banco lo vale cobra toda la indemnización impidiéndote que pagues aplazadamente tal y como pactasteis aquél día en el Notario.

Esta clausula es abusiva a todas luces. El hecho de que se te incendie la casa no justifica que pierdas el “derecho a pagar aplazadamente tus cuotas” Otra cosa es que tengas que completar la garantía según la minusvaloración que ha sufrido la vivienda, pero eso es harina de otro costal.

Acabamos por hoy. Volvemos la próxima semana con la Tercera Entrega en la que espero incluir el análisis de la clausula suelo si el Tribunal Supremo se decide a dictar y publicar la esperada Sentencia. Esto es como un Libro de Harry Potter, qué expectación!

Hasta la próxima semana!

Espero haberte ayudado!


Guía de hipotecas y clausulas abusivas: Las 9 clausulas abusivas más comunes (I)


Como la mayoría de los ciudadanos de este nuestro país en en algún momento de tu vida  para comprarte una casita para vivir como todo hijo de vecino habrás tenido que ir al Banco, pedirle el dinero y concertar una hipoteca. La hipoteca solo se diferencia del matrimonio en que no es para toda la vida (pero casi) y en que  no hay posibilidad de divorcio salvo mutuo acuerdo. 

Comprada la casa y más feliz que una perdiz ahora solo te queda pagarla . Pero no solo eso, sino que durante 30 o 40 años tendrás que mantener una relación estrecha y estable con tu banco.

Al principio, todo son risas y gloria, pero conforme avanza vuestra relación te vas dando cuenta que el Banco te ha salido un poquitín trilero. Ahora estás un poco mosquead@ porque no tienes claro si te está engañando. ¿Cómo puede hacerte ésto a ti? A ti que le estás danto todo! Tranquil@, no eres el único, muchos otros hipotecantes están como tú o peor.

Hoy haré un pequeño resumen de cómo has llegado a atarte a un Banco por comprar una casa y en sucesivos post te informaré y analizaré las clausulas que te habrá hecho firmar el Banco pero que son abusivas y que, por tanto, no tienes que cumplir.

En defintiva, leídos los posts que iré publicando conocerás qué engaños te está prodigando tu banco y cómo defenderte.


¿Pero cómo he llegado yo aquí?


En el año 2015 la mayoría de los ciudadanos se encuentran “atrapados” en préstamos hipotecarios que les vinculan de por vida.

Un extraterreste que llegara a España de casualidad se preguntaría asombrado: ¿por qué? Ay, amigo! Pues para poder acceder a ese derecho constitucional que es el “DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA” Sí, sí, como lo oyes. Se trata de un derecho reconocido en la Constitución Española en su artículo 47. Este artículo es muy facilito de leer por lo que lo voy a transcribir tal cual lo redactaron allá por el 1978:

“Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación.

La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos”

Pues bien, en cumplimiento de este precepto constitucional que es de obligado cumplimiento para nuestros gobernantes, legisladores, jueces y fiscales; en España los poderes públicos han promovido las condiciones necesarias y pertinentes para hacer efectivo el derecho a la vivienda digna y adecuada de los ciudadanos.

La mejor manera que han tenido de posibilitar la materialización de este derecho ha sido dándole CARTA BLANCA a las entidades financieras para que se conviertan en únicas proveedoras de los medios necesarios para poder alcanzar la ansiada vivienda por parte de los ciudadanos. Estos medios son los préstamos.

Pero los poderes públcios no se quedaron ahí, la Constitución también les ordena que eviten la especulación.

¿Y qué hicieron nuestros gobernantes en cumplimiento del mandato constitucional? Pues ya os podéis imaginar: ignorarlo por completo.

Con el objetivo de proporcionar mayores posibilidades de negocio a los Bancos y a los integrantes del proceso de construcción el archiconocido AZNAR en el año 1998 liberalizó el suelo mediante la Ley 6/1998. Esta ley, a grandes rasgos, tuvo dos consecuencias inmediatas: por un lado, la bajada de tipos de interés de los préstamos y por otro, la subida del precio de la vivienda.

A la gente de la calle esta regulación destinada a garantizar el derecho a una vivienda digna y adecuada nos dejó, hablando en plata, bastante jodidos. Resultó que poco a poco los bancos estuvieron dispuestos a prestar cantidades ingentes de dinero a cualquier mileurista que se lo pidiera para adquirir su vivienda. Pero esta disponibilidad no era simple generosidad y compromiso social por parte de los bancos, sino que éstos te exigían que a cambio te comprometieras a pagarles intereses (punto arriba, punto abajo) durante hasta 40 años. En definitiva si te comprabas una casa de 200.000 euros y tenías que pagarla en 40 años, tu casa te iba a costar casi el doble (el doble, sí señores, no me equivoco, las matemáticas no engañan) Y el banco nunca muere, con lo que tiene paciencia y vida suficiente para ir cobrando indefinidamente. Presta 200.000 y recibe 400.000: EL NEGOCIO REDONDO, ¿no crees?

Pero este negocio tan beneficioso para las entidades financieras no les era suficiente dado que Banco y Avaricia son sinónimos. A los bancos esta perita en dulce que le puso en bandeja el Gobierno estatal y las instuticiones europeas les dejaba con hambre por lo que decidieron GANAR MÁS. ¿Cómo? Pues como solo ellos saben hacer: Incluyendo en sus préstamos condiciones abusivas para el consumidor.


Condiciones abusivas comunes en préstamos hipotecarios


A título enumerativo las condiciones abusivas que con mayor incidencia se presentan en los préstamos hipotecarios suscritos con consumidores son las siguientes:

1º La comisión de apertura. Esa que te dice que por estudiarte el préstamo tienes que pagar un 1 o 2% del importe del mismo.

2º. El vencimiento anticipado. Esa que llega a decir en alguna ocasión que si no pagas un mes o se te incendia la casa, tienes que pagar todo lo que debas y todo lo que deberías pagar hasta el año 3000.

3º. Los intereses moratorios. Esa que te dice que si te retrasas en algún pago, te van a cobrar unos intereses elevados. Por mal@.

4º. La clausula suelo. Esa que te dice “Donde dije digo digo Diego”. Si el tipo de interés de tu préstamo en una clausula se dice que es variable (EURIBOR + 0,5 por ejemplo) INOCENTE! Era broma! que el tipo de interés de tu préstamo siempre será al menos un tipo fijo del 2, 3 , 5, etc…

5º Comisiones por cuotas impagadas. Esa que dice que si eres mal@ y no pagas les tienes que pagar además de intereses una comisión fija.

6º. La renuncia a la notificación de la cesión del contrato. Esa que dice que te da igual y no quieres saber si el Banco vende tu hipoteca a alguien, porque te da igual que quien compra sean las hermanitas de la caridad o un fondo buitre. No te importa “cambiar de pareja” sin saberlo. Tú eres muy modern@.

7º. La prohibición de enajenar el inmueble hipotecado. Esa que dice que no puedes vender tu casa aunque quede colgando la hipoteca y encuentres a alguien que lo acepte. Yo, por contra, propongo que den un premio al hipotecado que encuentre en estos tiempos un comprador.

8º. La obligación de contratar productos accesorios o vinculados al préstamo hipotecario. Esa que te obliga a suscribir miles de productos bancarios de la propia entidad para que te concedan el préstamo. A ti no te importa tener que pagar un seguro de 5000 euros anuales cuando la competencia lo oferta por 200 euros.

9º. El IRPH y el EURIBOR. Esa que fija que tu tipo de interés es IRPH o EURIBOR, unos índices manipulables por las propias entidades. Ya me explayaré en su momento.

Las condiciones que detallo son consideradas en numerosas ocasiones abusivas. El carácter abusivo de estas condiciones determinará el abaratamiento de tu préstamo y una serie de consecuencias jurídicas que te protegerán frente a  las actuaciones de las entidades bancarias.

Ahora te pongo deberes: coge tu hipoteca, si no la tienes pídela al Banco o al Notario y empieza a leerla a ver si identificas alguna de estas clausulas. Si no encuentras ninguna, por favor, te pido que me envíes escaneada tu hipoteca para enmarcarla entre mis trofeos (ciudadank@deciudadanaaconsumidora.com).

En próximas “entregas” iré desgranando una a una estas clausulas para que puedas decirle al Banco que tururú, que eso no te lo pueden exigir! Verás que agustico te quedas!

Hasta la próxima semana!

Espero haberte ayudado!


¿Me tiene que indemnizar la aerolínea por los retrasos o cancelaciones del vuelo?


Cuando tienes la suerte de ser agraciado con un retraso o cancelación de tu vuelo te sientes desamparado. Si además te encuentras en el extranjero y no se habla español la barrera idiomática te hace sentir como un simple pedazo de carne con el que pueden hacer lo que quieran. Te dejas llevar con la masa humana de pasajeros a ver si hay suerte y alguno entiende tu idioma y el de las azafatas y azafatos y te explica algo. En ocasiones acabas sentado en un avión que no sabes muy bien a qué destino te llevará. El piloto y el personal de vuelo parece que explican algo interesante que por desgracia no entiendes. Estás nervios@ pero tienes fe, acabarás llegando a tu destino.

Desgraciadamente, con el tema del idioma no te puedo ayudar pero sí con las cosas que puedes exigir a la compañía aérea cuando te encuentras en esta situación.

Si quieres saber qué tienes que hacer para que la compañia aérea te ampare y te abone tu indemnización, sigue leyendo:


De retrasos y cancelaciones


La regulación de los derechos de los pasajeros de vuelos se encuentra en el Reglamento 261/2004. Como casi todos los temas referidos a los consumidores es Europa la que se encarga de fijar los derechos mínimos que nos asisten como tales. En este Reglamento se establecen una serie de derechos de los viajeros en caso de retraso y de cancelación de vuelo.

Europa establece en el Reglamento que si sufres un RETRASO en el vuelo de más de 2 horas tienes dos derechos: el derecho a la información y el derecho a la asistencia.

En los casos de CANCELACIÓN DE VUELO a los derechos anteriores se les suma el derecho a obtener una compensación económica automática de entre 250 y 600 euros; así como el derecho a optar por que se te traslade a su destino en condiciones similares a las contratadas o a que se te reembolse el precio del billete según tú prefieras.

Por lo tanto, en un principio la diferencia entre que tu vuelo sea cancelado o retrasado es muy importante para que puedas percibir la compensación económica automática que establece el Reglamento.

Pero ¿cuál es la diferencia entre retraso y cancelación de vuelo? A efectos prácticos la diferencia estriba en el cambio de número de vuelo, dan igual las horas de demora con las que llegas a tu destino. Es decir, al Reglamento le da igual 8 que 80.

Ejemplo:

Se entiende que tu vuelo se ha retrasado si te llevan a tu destino 50 horas después de la hora en que tenías prevista la llegada pero el vuelo en el que llegas tiene el mismo número que el que figura en el billete que compraste.

Sin embargo, se entiende que hay cancelación de vuelo si te llevan a tu destino 5 horas después de la hora que tenías prevista para tu llegada siempre que el vuelo que te lleva tenga distinto número que el que figura en el billete que compraste.

¿Qué te parece? Divertido, ¿verdad?

Como os podéis imaginar, las compañías aéreas no solían cancelar vuelos, sino “retrasarlos” muuucho tiempo. Esto ocasionó numerosos litigios entre los pasajeros y las compañías que finalmente desembocaron, como no podía ser de otra manera, en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. En fecha 19 de Noviembre de 2009 resolvió el conocido como “caso Sturgeon” en el que unas familias austríacas y alemanas querían que se les compensara económicamente por la compañía aérea porque sus vuelos se habían retrasado entre 22 y 25 horas sin ser cancelados

Pues bien, en este contexto el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dijo: Vamos a ver, ¿qué broma es ésta? No tiene sentido que un pasajero que se tira entre 22 y 25 horas esperando que salga su vuelo no sea compensado económicamente porque el vuelo no sea cancelado. Este pasajero sufre los mismos perjuicios que un pasajero al que cancelan su vuelo y tiene que esperar. Así las cosas, el Tribunal de Justicia resuelve que si un vuelo llega a su destino con 3 horas o más de retraso, aunque no se haya cancelado, los pasajeros tienen derecho a la compensación económica automática.

De esta manera, hoy día, tanto si cancelan como si retrasan tu vuelo y llegas al menos 3 horas tarde a tu destino, tienes derecho a la compensación económica automática que establece el Reglamento 261/2004.


Muy bien, entonces ¿qué puedo exigir a la compañía aérea en caso de retraso o cancelación?


a) En caso de retrasos del vuelo cuando la compañía aérea te comunica que tu vuelo ha sido retrasado y llegarás con al menos 2 horas de retraso a tu destino automáticamente surgen una serie de derechos para ti como viajero:

En primer lugar, tienes derecho a la información = Esto quiere decir que la compañía aérea está obligada a entregarte un folleto informativo en el que se reflejen tus derechos como pasajero doliente. Si no lo hace, pídeselo. Si no te lo entregaron y no lo pediste, hazlo constar en la hoja de reclamaciones que presentes. A ver si los inspectores sancionan a la compañía.

En segundo lugar, tienes derecho de atención = Esto quiere decir que la compañía tiene que:

Alimentarte de manera gratuita durante el tiempo de espera

– Permitirte que hagas gratuitamente dos llamadas, envíes correos electrónicos, fax, télex

Darte techo si tienes que esperar más de un día para que salga tu vuelo.

Y en último lugar y solo si tu vuelo se retrasa más de 3 horas tienes derecho a una compensación económica automática de los siguientes importes:

– Si el viaje es de menos de 1500 km = 250 euros

– Si el viaje es de entre 1500 km y 3500 km = 400 euros

– Y en caso que tu vuelo se retrase más de 4 horas y el viaje sea de más de 3500 km600 euros.

b) En casos de cancelación de vuelo tienes los mismos derechos que en los casos de retraso de vuelo pero además tienes derecho a optar por que se te traslade a tu destino final en condiciones similares a las contratadas o que se te devuelva el precio que pagaste por tu billete en el plazo de 7 días.

Estos derechos son los mínimos que establece el Reglamento 261/2004 por lo que nada impide que exijas a la compañía que te abone los gastos que has tenido que soportar como consecuencia del retraso o la cancelación así como los perjuicios que te ha irrogado el llegar tarde a tu destino.


¿Hay casos en que la compañía no tiene por qué indemnizarme a pesar del retraso o la cancelación?


Por supuesto. Hecha la ley, hecha la trampa. En los siguientes casos la compañía no tiene por qué abonarte la compensación económica automática, lo que no quiere decir que no tenga que indemnizarte con los gastos y perjuicios que has sufrido:

1º. Si la compañía te informa de la cancelación del vuelo con al menos 2 semanas de antelación a la hora de salida prevista en el vuelo cancelado.

2º. Si la compañía te informa de la cancelación entre 2 semanas y 7 días de antelación a la hora de salida prevista y te ofrece un transporte alternativo que salga como mucho 2 horas antes de la hora de salida prevista y llegue a tu destino como mucho 4 horas más tarde a la hora de llegada prevista en el vuelo cancelado.

3º. Si la compañía te informa de la cancelación fuera de los plazos anteriores y te ofrece un transporte alternativo que  salga como mucho 1 hora antes de la hora de salida prevista y llegue a tu destino como mucho 2 horas más tarde a la hora de llegada prevista en el vuelo cancelado.

No obstante, como la prueba de haberte informado con tiempo corre de cargo de la compañía aérea, TÚ RECLAMA SIEMPRE.


¿Cómo formalizar mi reclamación?


Lo primero es poner la hoja de reclamaciones a la compañía aérea, bien en el stand del aeropuerto, si te da tiempo, y si no te da tiempo por correo o por internet (si lo permite la compañía)

Transcurrido un tiempo prudencial, yo les daría 1 mesecillo, si no tienes respuesta o la misma no te gusta, ponlo en conocimiento del Ministerio de Fomento (aquí el enlace)

Una vez resuelva el Ministerio, si sigues sin estar conforme, puedes acudir a la vía judicial para lo que necesitarás contactar con un abogado.

Para finalizar, insisto, RECLAMA SIEMPRE para que no queden impunes conductas de estas compañías que no cumplan la ley.

Espero haberte ayudado!


Los abusos de las compañías de teléfono (II)


En el post de la semana pasada te conté qué hay que tener en cuenta a la hora de contratar tu línea de teléfono o internet.

Como ya te anuncié, esta semana te voy a explicar lo que tienes que tener en cuenta para dar de baja tu línea y cómo puedes reclamar a la compañía que cumpla sus obligaciones sin tener que mantener una estrecha y asidua relación con los operadores del servicio de atención al cliente.

Comenzamos!


El hastío


Tras una apacible convivencia con tu compañía de teléfono y/o internet ha llegado el momento de decirle adiós. Esta ruptura es siempre dolorosa porque la compañía, que lo ha dado todo por ti, no alcanza a entender tu decisión. Por mucho que patalee, no le queda otra, no hay relación si dos no quieren.

Una vez le comunicas tu decisión a la compañía, aunque le duela en el alma, tiene la obligación de dar de baja el teléfono o servicio en el plazo de los 2 días siguientes. Este plazo implica que solo pueden cobrarte las llamadas, mensajes, conexiones a internet, etc… que consumas dos días después de comunicar tu decisión de dar de baja el teléfono o servicio. O dicho de otro modo: no tienes que pagar los consumos que sean de fechas posteriores.

Puede ser que lo que pretendas sea cambiar de compañía y mantener tu mismo número de teléfono. La archiconocida portabilidad. Por ley tienes derecho a conservar tu número de teléfono por lo que no pueden ponerte trabas. En este caso, solicitada la portabilidad, la compañía tiene que tramitarla en el plazo de 24 horas.

¿Y qué pasa con las penalizaciones?

Si tu contrato contiene un compromiso de permanencia y te quieres ir de esa compañía antes de que transcurra el plazo señalado tendrás que pagar la penalización pactada. En este tema, no nay tu tía.

Sin embargo, tienes que tener en cuenta que la penalización debe ser justa y proporcional al tiempo que falte para cumplir el compromiso de permanencia.

Por ejemplo, en un contrato en que la penalización pactada sea de 100 euros y el compromiso de permanencia de 12 meses, si quieres darte de baja cuando faltan 4 meses para que finalice el periodo de permanencia la penalización que te tienen que aplicar no será de 100 euros sino de la parte propocional al tiempo que resta por cumplir; es decir: si te aplican 100 euros por 12 meses de permanencia, por 4 meses que te restan de permanencia la penalización será de 33,33 euros.

Y no olvides que NO tienes que respetar el plazo de permanencia ni pagar penalización alguna en caso que la baja venga ocasionada porque la operadora haya cambiado unilateralmente las condiciones del contrato. En estos casos, como te expliqué en el anterior post, tienes derecho a resolver el contrato sin penalización y sin tener que esperar el transcurso del plazo de permanencia pactado.

Una vez has leído este post y el anterior de la serie estarás en condiciones de identificar las malas prácticas y abusos que tratará de colarte tu compañía de teléfonos desde que “os enamoráis” hasta que decides “divorciarte”. Ahora te contaré cómo quejarte y exigir que se respeten tus derechos.


La guerra de los Rose


Una de las cuestiones que más exasperan al usuario de telecomunicaciones es el servicio de atención al cliente.

Haz memoria, ¿cuántas llamadas tienes que hacer para que te resuelvan un  problema? ¿estás contento con el trato que recibes? ¿te atienden con rapidez o has estado a punto de desfallecer esperando que te cojan la llamada o te pasen a un operador competente para tramitar tu petición?

Hoy en día casi todos los ciudadanos tenemos móvil, internet y teléfono fijo. Este es un negocio que proporciona pingües beneficios a las compañías de telecomunicaciones. A título de ejemplo, Telefónica obtuvo un beneficio de 4.593 millones de euros en el año 2013. Y sigue sumando.

A pesar de la extrema rentabilidad que obtienen estas compañías las mismas no tratan con exquisitez a los que les proporcionan sus beneficios: los USUARIOS. Estas compañías son las que acumulan el mayor número de reclamaciones por parte de los consumidores puesto que en numerosas ocasiones incumplen la normativa que protege a los usuarios de estos servicios.

Cuando nos encontramos con problemas con la compañía y tratamos de solucionarlo a través de su teléfono de atención al cliente chocamos con un muro infranqueable que nos conduce a un círculo vicioso de despropósitos. Esa llamada te introduce en un bucle espacio-temporal que acaba hasta con la paciencia de Job. Y en muchos casos, desesperado y hastiado, acabas tirando la toalla. De esta manera la compañía se beneficia de sus malas prácticas y no cambia de actitud. Los consumidores, por regla general, no conocen los mecanismos de protección que el estado pone a su disposición. Solo conocen el servicio de atención al cliente de la propia compañía. Esto supone poner al lobo a cuidar de las ovejas.

Para obtener una solución “neutral”, tan pronto se presenten problemas con tu compañía de teléfono, olvídate del servicio telefónico de atención al cliente: una llamada es suficiente. Cuando llames pide siempre que te den el número de referencia asignado a la reclamación, apúntalo y guárdalo. También pide que te envíen un documento por escrito en que conste la reclamación efectuada. Para que “no se olvide tu reclamación” ataca por tierra, mar y aire, sé pesad@, envíales un correo electrónico con tu reclamación y espera 1 mes.

Si en el plazo de 1 mes no recibes respuesta o solución aceptable a tu problema no vuelvas a llamarles. Sé que es difícil resistirse a la llamadita, pero sabes que será tiempo perdido. Haz uso de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información(aquí el enlace) remitiéndole tu reclamación con copia de la efectuada a la compañía telefónica.

Esta Secretaría, analizará tu reclamación, resolverá y sancionará a la operadora si ha infringido con su actuación normas legales, lo que motivará a la misma a cambiar su actitud.

Pues bien, con este post finalizo por ahora la secuela de los post destinados a ofrecerte una pequeña guía para defenderte a ti mism@ y a los tuyos frente a los oligopolios de telecomunicaciones.

Espero haberte sido de ayuda!