Encuentra lo que buscas

UCI: Galimatías jurídico-económico


Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Sistemas de amortización usureros en vigor más allá de Catalunya Caixa. He visto Sentencias que indignan a la sociedad brillar en la oscuridad cerca de la puerta del Tribunal Supremo. Todos estos momentos se grabarán en la historia… como un tatuaje avergonzante. 

UNIDAD DE CUIDADOS INTENSIVOS

UCI, UCI… Cuando tú lo pronuncias suena igual que cuando te llevan al Hospital y estás muy malito.

Cuando los agentes de UCI pronuncian su nombre se cuidan mucho de evitar la similitud; deletrean cada una de las palabras que conforman el nombre:

“Ha contactado con U CE I”

Esta forma de nombrar a la innombrable no es inocente.

Cuando se inventaron el nombre, me recreo imaginando que en una fiestecilla de las altas esferas hicieron algún chiste con el hecho de que había muchas personas que no podían formar parte de la cultura del crédito tal y como estaba montada y que, por tanto, podía decirse que estaban en situación crítica para entrar por la puerta del endeudamiento. Al igual que pasa en los Hospitales, en los que cuando estás que no estás pero no llegas al límite de ser un paciente desahuciado te llevan a la UCI, los inventores de esta entidad se dijeron:

Vamos a crear una UCI bancaria para hacer negocio con aquéllos que no cumplen criterios de solvencia en las entidades financieras normales ¿Y qué mejor nombre que UCI? Juas, juas, juas!”

Pero como tontos no eran, ni son, sabían que tenían que disimular de dónde venía la idea y el nombre, así que entre juegos de póker con ases en la manga, a un iluminado se le ocurrió que el acrónimo lo venderían como procedente de UNIÓN DE CRÉDITOS INMOBILIARIOS

Y para hacer atractivo y aceptable conceder créditos impagables decidieron hacer un truco de magia en el que venderían a los clientes y a las entidades supervisoras una hipoteca con una cuota muy baja pero con triquiñuela incluída.

Y para que el negocio les saliera beneficioso evitando el impacto de los impagos previsibles resolvieron que esos créditos se colocarían en Fondos de Titulización lo antes posible.

Y además, para mayor escarnio del deudor hipotecario, el negocio se retroalimentaría por sí solo: cuando un cliente no pagase se quedarían con su casa y la volverían a colocar a otro cliente con otra hipoteca concedida por ellos mismos, generando así intereses sin fin! Como Juan Palomo!

Bravo! Dieron con la rueda y la pusieron a rodar!

          MÉDICO DE CABECERA

Nunca creíste que pudieras comprar una vivienda de estas características. Te has dado calamonazos contra todos los Bancos a los que has acudido a pedir la hipoteca: riesgos no la autoriza. Pero tú trabajas, no ganas mucho, pero eres pagador. Además tienes amigos y familia que te apoyan y ayudan. Un días das con una inmobiliaria que te convence, no hay problema, ellos se encargan de todo, hipoteca incluída. Pagarás una cuota asumible, eso sí, necesitas que te ayuden tus padres, tus hermanos, tus tíos, tus amigos… Y sí, lo hacen. No te lo puedes creer! Todos los NOES ahora son SÍES!

Un día vas al Notario, siempre tiene prisa, pobrecillo, tanto trabajo. Hay mucha gente allí, de UCI, notaría y otros que no sabes muy bien quién son. Tú solo tienes que firmar papeles lo antes posible para comprar tu ansiada vivienda. Firma va, firma viene… Ya la tienes! Hecho! Ya eres un feliz propietario hipotecado!

Y empiezas a pagar. La cuota es asumible. El primer año de pagos es tal y como te dijeron. Perfecto, esta cuota la puedes asumir! Llega el segundo año de vigencia de la hipoteca y te sorprende que tienes que pagar el doble. ¿Pero qué ha pasado? Esto es “mu raro” Y ahí empieza tu calvario: cada año la cuota aumenta un muchito. Revisando los papeles, descubres estupefacto que no solo crece la cuota sino que el dinero que debes a UCI también aumenta! Otra vez te preguntas: ¿Pero qué ha pasado? 

Hablas con UCI, siempre por teléfono, no tiene sucursales. ¿Qué puedes hacer? Suelen ser muy amables, muy buenas palabras. Que no pasa nada, que pagues lo que puedas, te ofrecen un acuerdillo en el que pagas menos, sigues debiendo cada vez más, les entregas una vivienda y haces virguerías para salir de ese hoyo de la deuda cada vez más profundo. Pero la realidad es que hagas lo que hagas, estás atrapado, es la pescadilla que se muerde la cola. Acabas sin opciones, te ha llegado el tocho. Lloras y te lamentas! ¿cómo puede ser?

                               RCP

Cuando te reúnes con el abogado y le das los papeles que te han mandado de juzgado, el señor o señora empieza a leer una y otra vez. Busca las cláusulas típicas de las hipotecas: suelo, vencimiento anticipado, interés de demora, etc. Si se detiene un poco más y mira la cláusula segunda de la hipoteca encuentra la redacción más complicada que se le ha puesto por delante en años: fracciones temporales, opción de limitación de cuota IPC, opción de conversión a un préstamo con cuota comprensiva de intereses y capital. Si es avezado, a la vista de lo anterior, se preguntará de dónde sale la cuota que te han cobrado y cómo debes tanto dinero, más que el que te prestaron inicialmente.

No hay que ser Einstein para ver que la hipoteca transparente no es. Los abogados que somos los más liantes del mundo y redactamos para que no nos entienda ni Perry no somos capaces de resolver el jeroglífico y eso ya es un síntoma de falta de claridad por sí solo. Y es más, la forma en que te dieron la pasta, tampoco es lo que se dice transparente. Cheques para arriba, cheques para abajo, en ocasiones incluso se atrevieron a librar un cheque al portador por importes elevadísimos. Ay, Dios, si la ley de prevención de blanqueo de capitales levantara la cabeza…

-¿Y ahora qué? – preguntas a tu boquiabierto abogado.

-Pues a defenderse toca, y que baje dios y nos pille confesados!- te responde santiguándose como si no hubiera mañana.

Así comienza la aventura: Explicar jurídicamente el abuso de UCI y, lo más importante, que el juez lo entienda y lo vea.

Como primer plato tu abogado le cuenta al juez que UCI tiene un sistema de amortización “sui generis”, es decir, conocido en su casa a la hora de comer. Este sistema no tiene otro objetivo distinto a conseguir que pagues y pagues, nunca la cuota completa, y que cada vez les debas más dinero; de manera que al final te despatrimonialices perdiendo tu casa y tu dignidad por ti y por todos tus compañeros.

¿Cómo? ¿Qué broma es ésta? Suena un tanto extraño. Que sí, que sí, mire usted, Señoría:

UCI vendió a mi representado un sistema de amortización en el que los plazos de pago se dividen en “fracciones temporales” de entre 2 y 11 periodos. Normalmente la primera fracción temporal es una maravilla: 3 mesecillos en que la cuota que le vendieron era de 0,00 euros. ¿Quién da más?

Luego viene, cómo no, la segunda fracción temporal que empieza un día y por un importe que solo a veces UCI indica en un Anexo a la hipoteca. Tela marinera!

Esta cuota a abonar durante la segunda fracción temporal es la miel; es el importe que indicaron a mi representado que pagaría y conforme al cual decidió contratar porque era una cuota asumible para su economía familiar.

Tras esa segunda fracción temporal vinieron las curvas. La cuota que le fueron girando se duplicó o triplicó, creciendo y creciendo sin fin, como un globo, vamos.

¿Que cómo puede ser? Fácil: Porque la cuota que le vendieron y le giraron a su cuenta bancaria desde el principio no era ni de lejos la cuota que realmente le cobraban! Espere un momento, letrado y permítame: ¿Cómoooooo? Sí, sí, créame, Señoría: UCI emplea un truco de trilero. Con un ejemplo Su Señoría lo verá claro: UCI le giraba la cuota de 100 que mi representado pagaba religiosamente con el convencimiento de que estaba atendiendo sus obligaciones pecuniarias para con ellos PEEEEERO NO! La cuota que le giraban no era la que realmente le cobraban! Letradooo, ¿pero qué me está contando? Que sí, créame, revise el cuadro de amortización de la hipoteca: Como ve UCI contablemente le cobraba una cuota de 200, 100 se la cobraban con dinero mediante el Banco y los otros 100… se los sumaban al capital!!!! Así pues desde el minuto 1 de la hipoteca había dos realidades paralelas: la de mi representado que estaba tan contento creyendo que estaba cumpliendo totalmente tus obligaciones; y la de UCI, que lo tenía en mora desde el principio. Y ésto nadie se lo explicó

Tachán! Truco al descubierto!

Algunos jueces cuando se les ha explicado esta treta la han entendido perfectamente y han resuelto que el sistema es totalmente falto de transparencia y, por tanto, abusivo. Yo conozco dos Audiencias Provinciales que así lo han entendido:

Auto nº 17/2017 dictado el 5 de enero de 2017 por la Audiencia Provincial de Zaragoza

Auto dictado el 14 de Septiembre de 2017 por la Audiencia Provincial de Madrid.

Y vendrán más. Los cambios cuestan trabajo pero al final la justicia al final se tiene que imponer! 


EJECUCIONES HIPOTECARIAS: Un juego de azar


Las ejecuciones hipotecarias en España son procesos largos, costosos, cansinos y, lo peor, con unas consecuencias jurídico económicas para el ejecutado que suponen un coste social difícilmente evaluable. Y es que cuando tú, banco, echas a una familia de su casa, el papá Estado tiene que hacer alguna cosilla para que ese grupo familiar no quede desprotegido.

Pues bien, mucho se ha andado desde los vetustos 90 hasta ahora. Tanto, tanto, tanto que se puede decir que, en ciertas poblaciones, las ejecuciones hipotecarias a día de hoy son cosa del pasado. ¿Cómo que ciertas poblaciones si la ley es igual para todos? – te preguntarás. Exacto, pero las sentencias NO. Vendidos, es poco…

LA RULETA RUSA

Ha costado sangre pero al final parece que se ha conseguido. Las victorias judiciales en asuntos en que el “lobby Bancos” está envuelto ya sabes que son efímeras e inseguras. Efímeras, tanto, tanto, tanto, como que la cosa cambia de un día para otro. Inseguras, tanto, tanto, tanto, como que un día lo tienes ganado y al día siguiente, perdido. Gracias, Tribunal Supremo.

La lucha de trincheras es grandiosa y los medios humanos escasos. Los abogadillos que hemos luchado para acabar con la lacra no contamos con el apoyo de lobbies ni, mucho menos, somos en sí lobby alguno, Dios nos libre! Más bien somos mindunguis latosos. Menudos nosotros! Bueno, que ningún compañero de profesión se sienta ofendido. Hablo por mí y unos cuantos que no tenemos teléfono directo ni al Presidente de nuestra Comunidad de Vecinos.

Los problemas de mis clientes no causan grandes gestas por parte de políticos o medios con carácter inmediato. El que uno de ellos se quede en la calle gracias a una hipoteca gravemente abusiva no es tan importante como que la Bolsa caiga, faltaría más, vaya usted a comparar! Y es que parece que el sistema está pervertido: hoy día si la Bolsa cae, hay que rescatar a sus empresas, no hay libre mercado; sin embargo, hoy día, si el ciudadano-consumidor cae, hay que dejarlo en manos de buenos samaritanos, sí hay libre mercado. En fin, pilarín, qué te voy a contar…

Bueno, que me enrollo… Hace tiempo yo leí algo que tuve que frotarme varias veces los ojos porque no lo podía creer: la Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de fecha 14 de Junio de 2012 dictada en el asunto C-618/10. En aquéllos tiempos, oh! Bendita inocencia! para mi fue uno de mis: “EUREKA! Aquí tenemos la salvación”.

La sentencia que enlazo viene a decir que los jueces deben de examinar de oficio las cláusulas abusivas de los contratos que se someten a su consideración, esto es, que están obligados a analizar estas cláusulas lo pida o no lo pida el consumidor. En este caso en concreto se refería el altísimo tribunal a aquéllos supuestos en que el consumidor no había dicho nada, vamos, que estaba lo que se llama en argot jurídico “en rebeldía”, y en la casa del vecino, “missing”.

Estas palabras se grabaron a fuego en mi sentir jurídico. Era la solución. Mucha gente no se había opuesto a las ejecuciones hipotecarias. Y no era de extrañar, eran un proceso perdido, no había (casi) abogados que quisieran comerse el marrón y los Bancos siempre instaban a sus clientes a que no hicieran nada. Cuando un cliente “moroso” acudía a su oficina a hablar con Pepito el del banco, éste, no sin cierta picardía le decía: No pasa nada! Vamos a solucionarlo! El proceso judicial está ahí pero esto lo hablamos entre tú y yo… No te preocupes! Y el pobre cliente moroso y avergonzado, confiado él, se quedaba procesalmente durmiendo el sueño de los justos hasta que meses después descubría la jugada al abrir un día el buzón de su casa y descubrir una orden de lanzamiento… Vaya tela! ¿Te suena?

En fin, que cuando releí la sentencia del TJUE me puse manos a la obra. Y ahí me ves a mi en los procesos que nadie había dicho ni mú presentando escritos para que Su Señoría analizase las cláusulas abusivas de oficio. Y ahí los ves a ellos, soltando sopapos como panes diciendo: Habrase visto! Que estás en rebeldía , que se pasó el plazo divino, a buenas horas mangas verdes!

Pero nada, yo erre que erre y es que yo soy, llamémoslo, extremadamente persistente e insistí, insistí e insistí, no nos vamos a engañar, con una enorme sensación de zozobra: tal vez me tomaban por locaza!

Sin embargo, todo hay que decirlo, no estuve sola en la lucha pues muchos jueces de trincheras se alinearon con esta posición y conseguimos victorias inimaginables años atrás. Sobreseimientos y archivos de ejecuciones hipotecarias a porrillo!

Gracias a la santísima Trinidad finalmente se ha podido comprobar que no nos equivocábamos los díscolos… No señora. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea corroboró nuestro actuar mediante Sentencia de fecha 26 de Enero de 2017, asunto C-421/14, en la que recuerda la obligación de los jueces de apreciar, de oficio o a instancia de parte, la abusividad de las cláusulas de un contrato. El único límite lo sitúa el TJUE en los casos en  que en el juzgado de marras se hubiera resuelto ya sobre el asunto; en esta tesitura lamentablemente te encuentras con ajo y agua si, como es lo más probable, no te había beneficiado el análisis de cláusulas abusivas realizado con anterioridad por el juzgador.

Y por si no quedaba claro, la reciente Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 20 de Septiembre de 2018, asunto C-51/17, redundando en lo anterior, dispone que aún cuando el consumidor estuviera personado en autos y hubiera formulado oposición el juez tiene el deber de sustituirle y señalar las cláusulas abusivas que aprecie. Ahí es poco…

ESCALERA DE COLOR

Como os he contado, y sobre todo gracias a la STJUE de 26 de enero de 2017 fui recibiendo como agua de mayo buenas manos procesales logrando alguna que otra escalera de color. Te enlazo algunas resoluciones en el sentido que he comentado para que tengas buena semana y, sobretodo, para que me creas!

Auto de la Audiencia Provincial de Barcelona nº 348/2017 de fecha 21 de Noviembre de 2017

Auto del Juzgado de Primera Instancia nº 43 de Barcelona de 2 de Junio de 2017

Auto del Juzgado de Primera Instancia nº 30 de Barcelona nº 75/2017 de 28 de Marzo de 2017

Auto de la Audiencia Provincial de Valencia nº 606/2016 de fecha 21 de Diciembre de 2016

Auto del Juzgado de Primera Instancia nº 5 de Badalona nº 257/2018 de 9 de Julio de 2018

Por desgracia, no todo es así, también hay bastantes resoluciones que hacen que la lucha sea más ardua de lo que debiera y que a esta letrada se le congele la sangre ante las infinitas posibilidades que se abren en los tribunales porque, ya sabéis, donde dicen Digo ahora pueden decir Diego (glups) Con tristeza y penar en mi alma son muchos los juzgados que se pronuncian en el sentido del Auto del Juzgado de Primera Instancia nº 6 de Granollers de fecha 9 de Marzo de 2018 considerando que si callaste, otorgaste. Las cláusulas abusivas, te las comes.

Para mi hay un caso curioso que ocurre en la bella ciudad de Valencia: Allí los magistrados de la Audiencia Provincial entienden que si tu ejecución es de antes de 2013 y no te habías defendido los mismos tienen la obligación legal y moral de limpiar tu hipoteca de cualquier abuso y hasta sobreseen y archivan el proceso. PEEEEEEEERO… Si tu ejecución es posterior a 2013 NO mueven ni un dedo. ¿Por qué? Pues porque en el convulso año 2013 se permitió a los sufridos ejecutados que alegaran cláusulas abusivas en los procesos de ejecución hipotecaria y si no lo hicieron, lo dicho, ajo y agua. A mi juicio esa no es la interpretación correcta de la STJUE de 26 de enero de 2017 pero, ya sabes, donde manda capitán, no manda marinero.

Así las cosas, visto lo visto (unos sí, otros no; un día sí, otro día no) más que nunca en los juzgados estamos en un casino, siempre hay un as bajo una manga que aparece por sorpresa. Lo único que nos queda es luchar y luchar y no parar de entorpecer porque al final la razón jurídica debe imponerse, y esperemos, madrecita, que se dejen ya de embrollos y asuman todos que “Spain is Europe” y que el TJUE es clarito en sus resoluciones.