Encuentra lo que buscas

CLAVES PARA DEFENDER TUS DERECHOS COMO CONSUMIDOR EN LA COMPRA DE TU CASA


Según las noticias, en los últimos meses hay un “repunte en la compraventa de viviendas”. A mí me resulta un dato chocante. Los ciudadanos españoles no estamos económicamente para “tirar cohetes”. Sospecho que esta subida de compras y ventas de viviendas se debe a idiomas ajenos a la Península Ibérica. Y es que no hay que olvidar que España se ha convertido en la Florida europea. Pero bueno, yo no soy socióloga ni estadista así que a mí, que me lo expliquen…

En fin, que como los humildes ciudadanos de este nuestro amado país (y del planeta Tierra en general) tenemos necesidad de un techo hoy me he dicho:

– Ciudadana, si la gente te cuenta que cuando firma una hipoteca lo hace como un autómata (esto es, sin entender ni papa de los miles de folios que les ponen por delante) ¿cómo no firmarán esos cuerpos la compra de su casa?

Dándole vueltas a mi linda cabecita (no muchas) llegué a la conclusión de que siendo casi igual de coñazo la escritura hipotecaria y la escritura de compraventa y dado que las dos se firman a la vez generalmente, el comprador no se lee la escritura de compraventa y, si lo hace, no entiende ni papa. Sea albañil o ingeniero aeronaútico.

Como yo tengo un afán personal porque todo el mundo comprenda lo que otros no quieren que sea comprensible me dije: Ciudadana, hay que hacer algo.

El tema de la compraventa de vivienda se regula profusamente en España. Ya te estarás dando cuenta que a los políticos españoles parece que les paguemos por el número de folios que ocupan las leyes que dictan: normativa autonómica, normativa estatal, normativa europea, normativa municipal… Por un lado regulamos las ofertas, por el otro los contratos, por el otro los derechos de uno, por el otro los derechos de otro… Dios, qué mareo! Menos mal que en este blog solo tengo que hablarte de la vertiente “consumista” de los contratos. Y aún así, no te creas que todo está “compiladito” en una sola ley, NOOO, eso no es propio de “Españistán”. Hay que poner las cosas complicadas para que no se entere ni el tato de qué derechos o deberes hay y te puedan pillar “siempre por sorpresa” Menos mal que “habemus” abogadillos…

Y así ha llegado el día en que Ciudadana K te va a contar unas cosillas que o ahora o en el futuro te servirán para adquirir el preciado bien que te permite proteger tu cuerpo serrano del cielo estrellado. Y es así como leyendo este articulillo conocerás qué derechos tienes cuando te compras una casa.


EL SPOT PUBLICITARIO NO ES SOLO CUERPAZO


Llegó el día. Después de dar muchas vueltas, aprenderte de memoria Fotocasa, Idealista, Pisos.com, ver y rever en Divinity “La casa de mis sueños” y recorrerte cuál turista todas las inmobiliarias de tu zona deseada has encontrado tu hogar. La casa que siempre deseaste. Allí crecerán tus hij@s. Te visitarán tus niet@s. Te jubilarás. En definitiva, vivirás en esas cuatro paredes hasta que se te acaben las pilas. Qué descanso! Un problema menos. Ahora solo queda comprarla y, lo más importante, pagársela al Banco.

Para saber qué tienes que tener en cuenta cuando firmes tu matrimonio hipotecario con el Banco, no dejes de leer la Guía de Hipotecas y Cláusulas Abusivas de Ciudadana K.

Y para saber con qué tienes que tener cuidado a la hora de firmar el contrato de compraventa sigue leyendo este simpático post.

El primer contacto que tuviste con tu vivienda fue a través de un papelín o una pantalla de ordenador en la que se te contó que existía ese impresionante palacio o que estaba a punto de ser construido. Ya entonces viste ahí el sitio ideal para asentar tu reino.

Este primer contacto es el más importante. En este caso la primera impresión es la que cuenta. Guarda la publicidad, sí, ese folletito que te entregaron o que te enviaron por mail. Y es que grábate a fuego en el cabezón que la publicidad que te entregaron es vinculante para el vendedor. En publicidad no vale “Donde dije digo, digo Diego”. Este folleto publicitario será tu timón y tiene más valor que el propio contrato. ¿Por qué? Porque si el contrato que finalmente firmas no refleja las condiciones y características de la vivienda que figuraban en el follettito, don´t worry podrás exigir que las condiciones y características de la vivienda que compraste se adecúen a las que figuraban en el dichoso folletito.

¿Y qué tiene que incluir el folleto de publicidad? ¿Lo que quiera el vendedor o promotor?

No. Un Real Decreto que tiene más años que Matusalén (Real Decreto 515/1989 de 21 de Abril sobre protección de los consumidores en la información a suministrar en la compraventa y arrendamiento de viviendas)  establece los datos mínimos que sí o sí tiene que reflejar el Folleto Informativo y que no son otros que los siguientes:

1º. Los datos identificativos del vendedor.

2º. Descripción de la vivienda (superficie útil)

3º. Descripción del edificio donde se encuentra (zonas comunes y servicios accesorios)

4º. Materiales empleados en la construcción.

5º. Identificación registral del inmueble o indicación de que no está inscrito en el Registro de la Propiedad.

6º. Precio total de la vivienda y servicios accesorios. Este precio incluye los impuestos aplicables (IVA o ITP) y los honorarios del agente inmobiliario. No vale ya eso de ir sumando importes a la hora de la firma.

7º. Forma de pago: Si se incluyen pagos aplazados debe indicarse el tipo de interés aplicable a estos aplazamientos y el total que se abonará por intereses y por capital y las fechas de vencimiento.

8º. Medios de pago admisibles por las cantidades aplazadas.

9º. Si se prevé la subrogación del consumidor en alguna hipoteca tienen que reflejarse los datos de la misma (Notario, responsabilidad hipotecaria de la vivienda, datos de inscripción de la hipoteca en el Registro de la Propiedad)

10º. Indicación expresa de que del precio a abonar por el consumidor se deducirán las cantidades entregadas a cuenta

11º. Si se trata de una compra de una vivienda en construcción deben indicarse las garantías que el promotor tiene que constituir por ley para devolver las cantidades entregadas a cuenta por el comprador si no se entrega la vivienda en plazo o no se finaliza la obra.

Todos estos datos y condiciones son “ley”. Si al final la casa no resulta como se te ofertó o te suben el precio esta publicidad te servirá para reclamar que se respete lo prometido.


MI NOMBRE EN EL REGISTRO


Con el folleto de publicidad en tu bolsillo y tomada la decisión de la compra, ya solo queda firmar el contrato en el Notario. Es un día especial. Acabó la búsqueda. Tendrás tu casa. Serás propietari@.

Te preguntarás, ¿a qué Notario tengo que ir? Pues al que quieras. No es obligatorio que formalicéis la compra con el Notario amigo del vendedor. Si te interesa más elegir otro por ser mejor o más económico, tienes derecho a hacerlo.

El Notario es un funcionario público que trabaja por dinero. Sus honorarios están sometidos a aranceles y tiene que cobrarlos. La ley regula en los casos de compraventa de vivienda quién tiene que pagar estos gastos de la siguiente forma:

– Los gastos del otorgamiento de la escritura de compraventa (conocida como escritura matriz) tiene que pagarlos el vendedor. Que no te los cuelen.

– Lo que sí tendrás que pagar como comprador son los gastos de la primera copia y sucesivas una vez formalizada la venta. Estos son menores que los de otorgamiento de la escritura matriz.

No tienes que pagar como comprador los gastos derivados de las escrituras de obra nueva, de propiedad horizontal ni de hipotecas para financiar su construcción, división o cancelación. Que no te coman la olla: NO TIENES QUE PAGARLOS.

Además del precio que pagas por la vivienda y los gastos notariales que implica su compra, hay que pagar una serie de impuestos. La ley también regula detalladamente quién tiene que pagarlos:

– Tú como comprador tendrás que abonar el IVA (si se trata de una vivienda nueva y eres el primero que la compra) o el ITP (si la vivienda ya ha pasado por más de una mano)

– La plusvalía la tiene que pagar el vendedor que es el que se beneficia de la misma.

– El IBI lo tiene que pagar el que sea propietario de la vivienda a fecha 1 de enero de cada año.

Por último, hay otros gastos de los que responde la vivienda que compras: los GASTOS DE COMUNIDAD.

Los gastos de comunidad vencidos y exigibles a la fecha de la compra tendrás que pagarlos tú como nuevo propietario. Por eso el vendedor está obligado a entregar al Notario un certificado de la comunidad de propietarios en el que se indica si hay deudas con la comunidad de propietarios. No obstante, en ese certificado solo se reflejarán las deudas vencidas y exigibles por lo que para evitar “gastos ocultos” es aconsejable que hables con el Presidente de la comunidad de propietarios para que te cuente si hay algún gasto importante previsto (cambiar la fachada, poner un ascensor…)

Una vez atravesada la Odisea de la elección de vivienda y la firma del contrato con la ayuda de estas pequeñas claves: YA TIENES CASA. Ahora a disfrutarla! Eres un/a feliz propietari@. Enhorabuena!

Espero haberte ayudado!

Hasta la próxima semana!


TRIBUNAL SUPREMO, BANCOS, INTERESES DE DEMORA Y CONSUMIDORES: Una mezcla explosiva


Bueno, bueno, bueno. Como no podía ser de otra forma ha llegado el Tribunal Supremo para poner orden como Dios manda en el sistema. Y es que, como ya te conté en mi primer post, en el tema de intereses de demora la cosa se estaba poniendo feita para nuestros amigos los Bancos. Y eso no puede ser. Habrase visto!

Pues bien, hoy voy a contarte qué ha dicho el Tribunal Supremo el pasado 22 de Abril de 2015 en una Sentencia de Pleno sobre los intereses de demora. Al ser una Sentencia de Pleno es más importante que otras porque sienta doctrina sobre los intereses de demora.

Te preguntarás: ¿De qué doctrina me habla ésta ahora? Pero ¿qué rollo es éste? ¿No era un blog para el ciudadano de la calle? No me quiero complicar la vida, me voy a mirar si veo a un perro tocando el piano en Youtube.

Tranqui, tronc@, te explico: Doctrina jurisprudencial, toma ya!, es algo así como los Diez Mandamientos del Antiguo Testamento pero en vez de vincular a los creyentes de una determinada religión vincula indiscriminadamente a tod@s l@s españoles (y españolas) seamos mor@s o cristian@s. ¿Y por qué? Porque estos mandamientos en forma de doctrina jurisprudencial van destinados a ser aplicados sí o sí por los jueces de nuestro amado país al resolver los asuntos que todo hijo de vecino puede plantearles- eso sí, siempre que tenga pelas para pagar abogados y demás o sea bendecido con el beneficio de justicia gratuita

A ver, a ver si nos sorprende para bien o para mal nuestro órgano jurisdiccional superior. ¿Tú qué crees?


LA QUE HAN LIADO ESTOS CONSUMIDORES


Hay que recapitular para entender el por qué de la vida. Nooo, es broma, el porqué de la Sentencia. Últimamente estábamos asistiendo en los juzgados a una pequeña guerra que considerábamos ganada los consumidores en relación con los intereses de demora.  Y es que cuando por la razón que fuera un consumidor dejaba de pagar un préstamo y el Banco o la entidad financiera que fuera (COFIDIS, FINCONSUM, TOYOTA, SANTANDER CONSUMER, etc…) iba al juzgado a pedirle al juez que le auxiliara para  que el deudor “le pagara lo que es suyo” el juez le decía:

Quieto ahí! Estás pidiendo que te devuelvan tu pasta pero además le estás pidiendo a est@ consumidor/a que te pague un dineral en concepto de intereses de demora. Yo, como soy juez/a que estoy encargad@ de defender los intereses de los consumidores “por encima de los tuyos” no te lo paso. Te guste o no te guste. Esos intereses de demora tienen “mu mala pinta”. Te los quito. No seré yo quien te ayude a asfixiar a esta persona obligándole a que te pague esos intereses de demora. Y esto porque yo lo valgo y porque así lo dice el Tribunal de Justicia de la Unión Europea entre otras en la Sentencia de 21 de enero de 2015. Así pues, le voy a decir al/a la pobre deudor@ que te devuelva solo el capital que le has prestado. Y punto.

Esto no es ficción aunque parezca increíble. Esto estaba pasando en la gran mayoría de los juzgados de instancia de nuestro país. De esta manera, en los procedimientos judiciales que estaban poniendo los Bancos para que el juez les ayudara a “recuperar los dineros” que habían prestado a los consumidores cuando éstos habían dejado de pagar, los jueces no admitían al Banco que les reclamara que abonaran tanto el capital como la losa de los intereses de demora. Los jueces decían: paga el capital y de intereses de demora pactados al 18%, por ejemplo, 0 patatero.

Los consumidores estábamos de enhorabuena! Que felicidad, madre mía! Por fin una batalla ganada! Y sin decir ni pío! Guau!

Pero qué sabio el refranero español cuando dice que lo bueno dura poco.


QUIETOS “PARAOS” QUE VIENE LA CABALLERÍA


Pues bien, mientras los consumidores inocentemente celebrábamos con desenfreno esta batalla ganada con sudor y lágrimas a las entidades financieras y a su madre, una oscura amenaza se cernía sobre todos nosotros como una nube negra que avanza lentamente sin pausa sobre nuestro futuro: Un recurso de casación que formalizó el Banco Santander ante el Tribunal Supremo frente a la Sentencia de 29 de Junio de 2012 de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife.

Este recurso de casación se refería a un tema de andar por casa: Una deuda por impago por parte de un consumidor de un préstamo mondo y lirondo de unos 16.000,00 euros. La Audiencia Provincial eliminó en su sentencia los intereses de demora reclamados por la entidad financiera (unos 5.000,00 eurillos) y el Banco Santander decidió recurrir en casación porque quería sus intereses de demora a toda costa. Y la jugada, como quien no quiere la cosa, le ha salido redonda.

Cuando vio el recurso de casación el Tribunal Supremo, que era consciente de la que estaban liando los juececillos con los intereses de demora, se frotó las manos con satisfacción; y es que la ocasión la pintan calva: Vamos a poner orden en este desaguisado.

Es así como llega a nuestra vida la Sentencia de 22 de Abril de 2015 que sienta la siguiente doctrina jurisprudencial (que sí, que no es necesario que vuelvas atrás, que esto no es una escritura hipotecaria, que a mi me interesa que te enteres de lo que te cuento = un mandamiento, una ley de las Doce Tablas, una proposición que sienta cátedra, una norma del Candy Crush)

Tomo aire para soltar esto que no me veas:

“Se fija como doctrina jurisprudencial que en los contratos de préstamo sin garantía real concertados con consumidores, es abusiva la cláusula no negociada que fija un interés de demora que suponga un incremento de más de dos puntos porcentuales respecto del interés remuneratorio pactado”

Así suena bien. Parece razonable. Por lo menos a mí, que no soy sospechosa de querer beneficiar a las entidades financieras, me lo parece.

Lo que pasa es que siempre hay truco. Siempre. Y es que nuestro Tribunal Supremo, órgano encargado de velar por los derechos de los consumidores con preferencia a los derechos de las grandes corporaciones les ha echado a estas últimas un nuevo capote torero de infarto al decir en el apartado 2 del Fallo que sí, que anula el interés de demora por abusivo pero que:

“… se siga devengando el interés remuneratorio hasta el completo pago de lo adeudado

Menudo palaco. Este era un debate superado. Hasta la fatídica fecha del 22 de Abril de 2015 cuando el Banco vencía anticipadamente tu préstamo porque habías dejado de pagar los intereses remuneratorios ya no se devengaban más. Vencer el préstamo anticipadamente suponía que el préstamo estaba muerto (sí, sí, finito, caput). De un muerto no se desprende ningún efecto propio de algo vivo. Y los intereses remuneratorios son propios de un préstamo vivo, vigente. Esto es un poco espeso pero vamos, no dudes que del primer al último jurista de España teníamos esta idea marcada a fuego en nuestros cerebrines.

Sin embargo, cuando el Tribunal Supremo resuelve el recurso de casación mediante la Sentencia analizada hoy aquí, se da cuenta que la Sentencia de 14 de Junio de 2012 del Tribunal de Justicia de la Unión Europea no le permite decirle al Banco Santander: Oye, coleguín, no te acepto que los intereses de demora sean del 18% o del 20% porque son abusivos, pero bueno, te los dejo en un 10% a ojo de buen cubero. Esto es, la sentencia de nuestra bienamada Europa no pemite a nuestro Tribunal Supremo que INTEGRE EL CONTRATO como de seguro le gustaría a él.

Así las cosas, el Supremo en Pleno, que está conformado por una serie de Magistrados muy listos, se pone a pensar cómo echarle un cable al Banco Santander y demás amiguitos esquivando la doctrina jurisprudencial del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Se leen Franckestein y dicen: Vaya, si podemos revivir los intereses remuneratorios del préstamo muerto. Pongámonos a ello sin darle muchas vueltas. Y “yasta” todo arreglado. La euforia del consumidor se transforma en tristeza. De un plumazo. Colorín, colorado.

Y así es como hoy día, si no pagas al Banco un préstamo y el interés de demora que tenía fijado el mismo es abusivo (recuerda: es abusivo según nuestro Tribunal Supremo si es más de 2 puntos superior al interés remuneratorio) el juez lo que tendrá que hacer es decir que es nulo el interés de demora, pero que tu préstamo sigue devengando intereses remuneratorios. ¿Qué te parece? A mí no me gusta nada:

Primero.-  Porque Europa nos dice es que lo que está mal no puede corregirse. Sin embargo, con esta interpretación del Tribunal Supremo una vez más (como ya hizo en el asunto de las cláusulas suelo – te dejo el enlace del post sobre el tema – ) procede de facto a integrar cláusulas abusivas nulas.

Segundo.- Porque el Tribunal de Justicia de la Unión Europea nos dice que para determinar si una cláusula es abusiva hay que comparar qué dice el Derecho Nacional en defecto de pacto y si éste es más beneficioso para el consumidor que lo pactado en la cláusula no hay duda que ésta es abusiva. Si miramos nuestro Derecho Nacional aplicable en defecto de pacto a los intereses de demora vemos que el artículo 1108 del Código Civil señala que en defecto de pacto la indemnización de daños y perjuicios a abonar por el deudor que incurra en mora consistirá en el pago de los intereses legales. Estos intereses legales son siempre menores que el interés remuneratorio por lo que yo me pregunto: ¿Qué pasa con esta interpretación del Tribunal Supremo? ¿Podría ser abusiva?

En fin, ahí queda dicho. ¿Tú qué opinas?

Hasta la semana que viene!

Espero haberte ayudado!


LOS VIAJES COMBINADOS (II): ¿QUÉ DERECHOS TIENES? Cuando del paraíso se desciende a los infiernos


Ha llegado el momento. Sin embargo toda la ilusión que pusiste en las deseadas e idílicas vacaciones que planeaste con antelación suficiente como para que tus bebés alcanzaran la mayoría de edad y en tu boca no quedara ni un diente de márfil… todas las ensoñaciones tan vívidas que experimentabas durante las calurosas siestas que te pegabas tirad@ en el mini sofá de tu mini piso esas tardes de Agosto… todas las esperanzas que pusiste en “hacerte un selfie” dentro de la Fontana de Trevi cual Anita Ekberg en “La Dolce Vita” antes de que te detuvieran los carabinieri… todo, absolutamente todo, ha quedado reducido a simples elucubraciones mentales. Y es que tu viaje cual helado al sol se ha malogrado.

Te dirás: Ay! Dios! ¿Qué he hecho yo para merecer ésto? Pues NADA, cumplir tu parte: planear un viaje, ahorrar dinerito para pagarlo, ir a una agencia de viajes, contratarlo y disponerte a disfrutar. No te sientas culpable. No has hecho nada malo. Tampoco te sientas desamparad@. La ley te protege.

Así que ponte el antifaz de “Vendetta”, lee con detenimiento este articulillo y, como no, LUCHA POR TUS DERECHOS! Que no quede impune tanta desilusión!


CUANDO LAS VACACIONES SOÑADAS SE  ESFUMAN


No serás el primero ni tampoco el último que llega al aeropuerto y SORPRESA! No le dejan embarcar. No llevas pasaporte o no tienes el visado. Ese fantástico viaje a Iguazú se te escapa de las manos a la velocidad de la luz. Nervios, sudores. No puedes montarte en el avión. Y tu amig@, ¿qué hace? ¿irse sol@? Múltiples dudas te asaltan, tratas de consultar con los empleados del aeropuerto, llamar a tu agencia de viajes. Nada da resultado. No te preocupes, respira profundamente, haz un par de OMS y tranquiliza tu mente.

En primer lugar, asume esta realidadno vas a poder viajar. Si no tienes la documentación que exige la legislación para abandonar un país y acceder a otro no te van a dejar embarcar. Y esto, tee pongas como te pongas, te lo creas o no te lo creas. Es así, yeah!

Una vez abandonada la fase de negación, entrarás en la fase de la negociación. Abandónala lo antes posible. Es gastar saliva gratuitamente. Por mucho que tus reclamaciones al personal del aeropuerto sean lógicas y persuasivas, no te engañes: No te van a dejar viajar.

Cuando tires la toalla al ver que intentar negociar es como darse golpes contra un muro, pasarás por la fase de la depresión. Una sola idea te rondará la mente: ¿Por qué a mi? ¿Qué he hecho yo para merecer ésto? Pero que desgraciait@ que soy! No dudo que algunas lágrimas rodarán por tus blanquecinas mejillas. Sí, esas que estaban preparaditas para ponerse negras cual tizón. No te machaques, tampoco te va a servir de nada. El llanto no va a conmover al personal del aeropuerto. Su corazón es duro como el diamante: No te van a dejar viajar.

Una idea ilumina tu mente: No eres un/una desgraciad@. La culpa de todo la tiene Yoko Ono en forma de Agencia de Viajes. Se van a enterar. No te avisaron que necesitabas pasaporte o visado para viajar. Los llamas y les recriminas su falta de diligencia de manera abrupta. Éstos no saben con quien se juegan los cuartos. Sí, amig@, has entrado en la fase de la ira. Desgraciadamente, esta fase conduce al mismo resultado que las anteriores: No te van a dejar viajar.

Cansad@ de tanta adrenalina y decepcionad@ con el mundo ha llegado la fase de la aceptación. Así es, no vas a poder hacer el viaje de tus sueños. Ya está. Sin  más. ¿Qué le vamos a hacer? Ala, pa casa y otra vez será.

Pues bien, en este momento, acuérdate de Ciudadana K, aquélla bloguera que publicaba blogs más largos que un día sin pan. Algo aconsejaba siempre. ¿Qué era? ¿No aciertas a recordarlo? Te refresco la memoria: Cuando te encuentras en una situación así, cuando te preguntas ¿qué le vamos a hacer? siempre hay una respuesta. ¿A que ya la sabes? PONER UNA RECLAMACIÓN.

No te asustes, poner una reclamación está al alcance de cualquiera, es como sumar 2 + 2. La reclamación no tiene porqué ser una “filigrana jurídica” y es que no es más que una manifestación de hechos y disgustos. Así que coge papel y lápiz y expón uno por uno los hechos acontecidos y lo que te han conllevado. Si te ha supuesto gastos (comida, alojamiento, transportes…) hazlo constar en la misma. No ahorres papel, si tienes ganas déjales un Quijote. Tal vez así para no “leerte más” te den la razón.

Y es que, en este caso, el que no hayas podido coger el avión para iniciar tu viaje, frustrándose de esta manera el mismo, es culpa de la Agencia de Viajes si no te avisó de los documentos necesarios que tenías que llevar contigo para viajar. Como te comenté en el post anterior la Ley exige que cuando conciertas un viaje combinado con una Agencia de Viajes ésta tiene que informarte si necesitas pasaporte o visado para hacer el viaje. Si la Agencia de Viajes no te informó de los documentos que necesitabas para hacer el viaje y ello te impide viajar, la Agencia tendrá que devolverte el dinero del viaje e indemnizarte por los daños causados, esto es, pagarte los gastos que te haya ocasionado el no poder coger el avión (comidas, hoteles, desplazamientos, etc…)

Es más, en el caso que se tratara de un viaje de grupo y solo uno de los viajeros pueda embarcar, esta persona puede también decidir no irse solo y que se le devuelva su dinero y se le paguen los daños causados. Así lo dice la Sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona de 24 de Enero de 2012. Te dejo el enlace por si te apetece leertela, quién sabe.


CUANDO EL VIAJE SOÑADO SE TRANSFORMA EN UN INFIERNO


Te sientes afortunado, has podido viajar y llegar a tu destino. Vas en el vehículo encargado de trasladarte desde el aeropuerto al maravilloso Hotel de 5 estrellas en régimen de Todo Incluido que contrataste. Ains, qué ganas de llegar y tumbarte en una hamaca! No vas a mover más que la lengua para pedir que te traigan bebida y comida. De pronto, el vehículo para en un Hostal de mala muerte. La playa ni se huele. Esos bancos de la calle no tienen pinta de hamacas. Pero ¿qué broma es ésta?

Pues sí, es una broma y de muy mal gusto. Una vez pases por las fases del duelo preceptivas (negación, depresión, ira y aceptación) tendrás que ponerte manos a la obra y tratar de exigir que te solucionen el desaguisado.

En esta situación tienes derecho a exigir que te alojen en un Hotel de igual o superior categoría a la que contrataste o bien que te devuelvan la diferencia de valor entre el servicio ofrecido y el concertado en el contrato. En todo caso, pon una RECLAMACIÓN, por reclamar que no falte. Ponla en el propio Hotel que te será más cómodo.

En  los Viajes Combinados no olvides nunca que tanto la Agencia de Viajes (conocida legalmente como organizador) como el propio Hotel (legalmente denominado detallista) tienen la responsabilidad de que tu contrato se lleve a buen fin y se cumplan los servicios contratados y que, no olvidemos, tú pagaste. Esta responsabilidad es solidaria lo que quiere decir que puedes exigir a uno o a otro que te solucionen el problema. Las excusas de: la culpa es del otro, yo me lavo las manos, aunque en la educación y en el trabajo sean ampliamente utilizadas, no las aceptes. A ti te da igual de quién es la culpa, si de Pepito o de Paquito. A ti lo único que te importa es que te solucionen el problema lo antes posible sea quien sea, que para eso se lo exige la ley a organizador y detallista.

Imagina que una vez puesta tu reclamación la Agencia de Viajes “se comporta” y te traslada a un Hotel de ensueño de 5 estrellas superior con playa privada protegida por un arrecife de coral. Guau! Mucho mejor! Ahora sientes que la vida te da lo que te mereces. Llegas al Hotel, a la lujosa habitación y para quitarte el “cabreo” te pones el bañador y ala, a sufrir a la playa coralina. Estás nadando tan tranquilo cuando de repente, no sabes cómo, notas el golpe de una aleta de tiburón en tu pierna. El susto es mayúsculo. No sabes cómo pero te ha mordido. Dios! Cuánta sangre! Por favor, HELP.

Pues bien, incluso en este caso la Agencia de Viajes y el Hotel son responsables de este ataque de tiburón y te tienen que indemnizar. Sí o sí. Y el caso no me lo he inventado, pasó en verdad (Sentencia de la Audiencia Provincial de Pontevedra de 18 de Marzo de 2003)

Otro caso llamativo fue el de una señora que padecía la enfermedad de Addison y falleció tras una intoxicación alimentaria por la comida que le sirvieron en el Hotel. En este caso también se condenó por la Audiencia Provincial de Cádiz a la Agencia de Viajes y al Hotel a indemnizar a la familia al considerar que eran responsables de este trágico suceso (Sentencia de 8 de Julio de 2002)

Así pues, SIEMPRE que no estés de acuerdo con la calidad o cantidad de los servicios que contrataste al concertar el viaje o sufras alguna INCIDENCIA sea cual sea PON UNA RECLAMACIÓN.

Si la respuesta o la solución que te da la Agencia de Viajes no te satisface, podrás acudir a Arbitraje o bien interponer una demanda judicial. Ahora bien, no te duermas en los laureles, el plazo para reclamar finaliza a los 2 años.

Y con esto doy por finalizada esta mini guía para ayudarte a concertar las vacaciones. Y es que no me podía resistir, tengo unas ganas…

Espero haberte ayudado!


LOS VIAJES COMBINADOS (I): ¿QUÉ DERECHOS TIENES?: El Folleto Informativo y el Contrato de Viaje Combinado


Llevas desde Reyes esperando que llegue el ansiado Agosto para irte con tu amado o amada a vivir unas románticas vacaciones en la tan conocida Rivera Maya. O  puede ser que seas más “cultureta” y reservaste hace un follón de tiempo un viaje a Asia soñando con pasar unas inolvidables vacaciones por la Ruta de la Seda y sentirte Marco Polo por unas semanas. O eres joven y san@ y te vas a pasar una semanica en Mallorca “dándolo todo”. O, qué más quisieras tú!, tienes niños y lo único que deseas es llegar al Resort para tirarte en una hamaca y que sean “otros” los que entretengan a tus fierecillas.

Sea cual sea tu caso, como no querías complicarte la vida horas y horas buscando vuelos y hoteles por separado, diste gracias a dios por la existencia de las benditas agencias de viajes. Este avance social se ha encargado de “prepararte” un pack vacacional. No te tienes que preocupar de nada: todo está organizado. Llegarás al aeropuerto y te olvidarás de pensar. Todo está previsto: traslados al hotel, alojamiento de ensueño, pensión completa, excursiones guidadas. Qué felicidad! Ojalá pudiéramos vivir unas eternas vacaciones!

Ya seas la pareja enamorada, el friki de la historia, el juerguista o los padres extasiados tienes en común con todos los demás algo esencial: todos sin excepción sois consumidores de un VIAJE COMBINADO.

Y si todo va bien, seeeeraaaa maaaaraaaaviiilloso, viajar hasta Mallorca na na na na naaaa na na na na naaa… Pero si todo se tuerce, tus vacaciones soñadas se pueden convertir en un infierno.

Pues bien, si quieres que el infierno no lo sea tanto, sigue leyendo para conocer qué puedes exigir en caso que se presenten problemas en tu viaje combinado.


LA OFERTA GANADORA


A la hora de decidirte por el viaje que realizarás lo más aconsejable es que reunas información precisa de múltiples agencias de viajes. Esta tarea es la más engorrosa. Te la dejo toda para ti. Una vez has recopilado los folletos informativos de los viajes que prepara cada una de las agencias consultadas te sientas para comparar qué te ofrece cada una de ellas y decidir cuál es la oferta ganadora. ¿A Mallorca o a Gran Canaria? ¿Tres estrellas o cinco? ¿Con excursiones o sin ellas? ¿Pensión completa o nos ponemos a plan? ¿Tiene ludoteca? ¿Y las bebidas? ¿se incluyen?

Tanto folleto informativo te está volviendo crazy. Para facilitarte tan tediosa tarea te voy a contar a lo que tienes que prestar atención cuando tienes delante el dichoso folleto. Y es que los folletos informativos no se los “inventa” la Agencia de Viajes en un alarde de creatividad y buen hacer para el consumidor, sino que tienen obligación de ofrecerlos. Y no solo eso, sino que su contenido es también determinado por las leyes para asegurarse que sepas con claridad y precisión las características y condiciones que tiene el viaje que te ofrecen.

El artículo 152 de nuestro libro de cabecera, que no es otro que el Texto Refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios  establece los datos que tiene que incluir el Folleto informativo:

1º. El calendario del viaje, los destinos, el itinerario, los medios de transporte, los alojamientos con indicación de su categoría y clase así como las comidas y bebidas tanto las incluidas como las que no lo están.

2º. Los documentos que necesitas para  hacer el viaje (pasaporte, visados) y los requisitos sanitarios según el destino (vamos, te tienen que avisar si te tienes que vacunar).

3º. Precio final del viaje con impuestos, servicios incluidos u opcionales con los precios aproximados si tienen que abonarse en destino (piensa en las famosas excursiones opcionales para ver el lago Tininín)

Igualmente, tienen que indicarte qué cantidad tienes que pagar anticipadamente y cuándo tienes que abonarla,  el modo y fecha de pago de las cantidades pendientes y las condiciones de la financiación del viaje si  se ofrece esta posibilidad.

4º. Mínimo de viajeros necesarios para que el viaje se lleve a cabo y plazo límite en que la Agencia de Viajes te avisará de si hay o no suficiente “quorum” para que se lleve a cabo el viaje.

No obstante, si el folleto informativo no dice nada de la necesidad de un mínimo de viajeros para llevar a cabo el viaje, mejor para ti porque quiere decir que el viaje lo van a realizar sí o sí aunque solo te apuntes tú como lobo solitario.

5º. Clausulas relativas a responsabilidad, cancelaciones y demás condiciones del viaje.

6º. El nombre del organizador y su representante legal en España.

7º. Y la posibilidad que se reserva la Agencia de Viajes de introducir cambios en los servicios reflejados en el folleto informativo.

Si el Folleto Informativo no recoge esta cláusula, estás de enhorabuena. La Agencia de Viajes no podrá modificar nada de lo ofertado pues, si lo hace, podrás desistir del contrato sin penalización alguna y la Agencia tendrá que devolverte todo todito tu dinero.

No olvides que “la publicidad” (esos infumables anuncios que ponen cuando queda 1 minuto para el desenlace del capítulo final de Juego de Tronos) en este caso “es ley“. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que es “vinculante para el empresario” por lo que la una vez te decidas a contratar un determinado viaje la Agencia de Viajes no puede hacer un  “donde dije digo, digo Diego” sino que tiene que reflejar en el contrato las mismas condiciones que incluía la oferta.


AHORA SÍ Y AHORA NO


Has tomado tu decisión y una de las ofertas resulta ser la afortunada ganadora. Ahora tienes que concertar con la Agencia de Viajes el “Contrato de Viaje Combinado” Cuando te lo pongan delante, revisa que las condiciones que refleja sean las mismas que se incluyen en el folleto informativo.

Suscrito el contrato y pagada la reserva solo te queda esperar que llegue el ansiado día de escape de la rutina. Lo más usual es que te olvides del tema la mayor parte del día y lo reserves para fantasear en momentos de relax sobre lo bien que vas a estar con tu mojito y hamaquita tirado en una playa de arena coralina.

Si todo va bien, en la fecha programada te trasladarás al punto de salida y comenzará tu fantástica y relajante aventura. Enjoy your trip!

Ahora bien, puede ser que la Agencia de Viajes te envíe un correín en el que te comunique que al final tu vuelo no será en primera clase o que tu hotel en Pekín no será de lujo o que el avión se retrasa o se adelanta veinte horas..

Menuda faena! Después de tanto darle vueltas ahora te vienen con éstas. Pues bien, tranquil@, si la Agencia de Viajes te cambia las condiciones del contrato aún hay opciones que no te quitan el cabreo pero te abren una puerta a la esperanza.

Si la Agencia de Viajes te cambia las condiciones del viaje por otras más beneficiosas (por ejemplo, contrataste un vuelo en turista y te dice que lamentablemente tendrás que viajar en business, o que tu hotel de 3 estrellas cerca del aeropuerto no puede ser y que te vas a tener que alojar en un hotel de 5 estrellas en el centro de la city el mismo fin de semana en que está alojado Brad Pitt…) ¿qué puedes hacer? Sé que será duro para ti, pero ¿qué le vamos a hacer? Relájate y disfruta! Acepta el cambio.

Eso sí, no te puede cobrar ni un duro más si el cambio de condiciones no estaba previsto en el contrato o, aún previsto, te lo comunica cuando solo faltan 20 días para que el viaje tenga lugar.

Si, por contra, en el contrato estaba prevista la posibilidad de cambio de condiciones y la Agencia te avisa con una antelación superior a 20 días a la fecha programada para el viaje, te puede elevar el precio del viaje. En este caso, puedes desistir del contrato y la Agencia te tendrá que devolver todo todito lo que hayas pagado. Y además, indemnizarte con unos importes tasados.

Por último, puede ser que tengas mala suerte y que la Agencia te cambie las condiciones por condiciones más perjudiciales (por ejemplo, tu vuelo business se transforma en vuelo turista y tu hotel de 3 estrellas se transforma en Pensión Manolita)

En este caso puedes aceptar el cambio y que la Agencia de Viajes te abone la diferencia de precio entre los servicios contratados y los que finalmente te va a prestar.

O desistir del contrato y que la Agencia te devuelva todo todito lo que hayas pagado. Y además, te indemnice.

Ten en cuenta que si financiaste tu viaje para pagarlo a plazos y desistes del contrato, el contrato de financiación también se anula.


Y QUIÉN PAGA ESTE DESPROPÓSITO


Cuando la Agencia se carga tus vacaciones al cambiar por su propia cuenta y riesgo las condiciones contratadas, además de devolverte la pasta que has pagado te tiene que indemnizar con importes que dependen de la fecha en que se produzca la cancelación del viaje:

5% del precio del viaje si se produce entre los 15 días y los dos meses anteriores a la fecha programada para el viaje.

10% del precio del viaje si se produce entre los 15 días y 3 días anteriores a la fecha programada para el viaje.

25% del precio del viaje si se produce en las 48 horas anteriores a la fecha programada para el viaje.

Oye, pero no siempre es la Agencia la que se “carga tus vacaciones” También puede suceder que seas tú el que a la hora de la verdad no quieras hacer el viaje porque no te da la santa gana. Motivos siempre puedes tener (te duele la muela, te han robado el coche, te peleas con tus amigos o con tu pareja…).

En este caso, puedes sin problema cancelar el viaje y la Agencia de Viajes tendrá que devolverte el dinero que hayas pagado menos los gastos de gestión y los gastos de anulación si los hay.

Además, en este caso tendrás que indemnizar tú a la Agencia de Viajes con lo siguientes importes:

5% del precio del viaje si la anulación se produce entre los 15 días y los dos meses anteriores a la fecha programada para el viaje.

15% del precio del viaje si la anulación se produce entre los 15 días y los 3 días anteriores a la fecha programada para el viaje.

Ojo al dato! En este caso la ley impone una penalización superior al consumidor que desiste que la que impone al empresario que por su culpa da lugar a que el viaje se cancele. Si es que nuestro legislador siempre nos la cuela.

25% del precio del viaje si la anulación se produce en las 48 horas anteriores a la fecha programada para el viaje.

100% del precio del viaje si no te presentas a la salida

Así que hasta 15 días antes de la fecha del viaje puedes cancelarlo sin tener que pagar ninguna penalización. Y eso diga lo que diga el contrato porque una clausula que te imponga penalizaciones por cancelar el viaje con una antelación superior a 15 días a la fecha programada para el mismo es una cláusula nula por abusiva.

En fin, pilarín, hasta aquí llegamos por hoy. La semana que viene preparaos para conocer cómo se resuelven los casos en que unas idílicas vacaciones se transforman en un infierno.

Hasta la semana próxima!

Espero haberte ayudado!